Tras la reciente actividad del Popocatépetl, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) confirmó la formación del domo número 82 en el cráter del volcán, el cual tiene un diámetro de 200 metros, aproximadamente.

Mediante un comunicado, la autoridad federal señaló que los días 18 y 19 de febrero, se realizaron dos sobrevuelos al volcán Popocatépetl con apoyo de Policía Federal para evaluar la actividad reciente del volcán y medir la emisión de gases.

En vulcanología, un domo de lava es un montículo que se origina en una erupción lenta de lava, la cual no fluye demasiado lejos, solidificándose en torno al conducto del material.

Los domos pueden alcanzar alturas de varios cientos de metros y diversos diámetros; pueden crecer lentamente y e forma continua durante meses e incluso años.

Los lados de estas estructuras están formados de roca inestable y debido a la acumulación de presión de gas y lava, el domo puede romperse, provocando una erupción explosiva.

Para el Popocatépetl, las autoridades informan que este tipo de actividad se encuentra contemplada dentro del Semáforo de Alerta Volcánica Amarillo Fase 2, y señalan que cualquier cambio será reportado a la brevedad.

Los escenarios previstos para esta fase son:

  1. Que continúe la actividad explosiva de escala baja a intermedia.
  2. Lluvias de ceniza leves a moderadas en poblaciones cercanas.
  3. Posibilidad de flujos piroclásticos y flujos de lodo de corto alcance.

 

 


POB/PSC