Durante 2017 se registraron un total de 3,916 divorcios en Puebla, lo cual ubicó a la entidad en el lugar número 21 del país con menor incidencia en la separación legal de parejas, reportó el último estudio del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Entre las entidades con más divorcios durante este periodo están: Estado de México, con 20,426 casos; Nuevo León, con 16,900; Ciudad de México, con 12,631; Chihuahua, con 8,930; y Guanajuato, con 8,703.

Tlaxcala y Baja California Sur, son las entidades que registraron menos separaciones legales en este año, con 630 y 881 casos, respectivamente. A nivel nacional, ocurrieron en 2017 un total de 147 mil 581 divorcios.

El número de separaciones legales de parejas creció de manera exponencial en el país, a partir de 2016, con la entrada en vigor del divorcio exprés, que permite a una persona dar por terminado el vínculo matrimonial de manera unilateral o de común acuerdo, dependiendo de las circunstancias en las que vive.

¿Cuándo aplica el divorcio exprés?

  • Cuando una pareja tiene más de un año en matrimonio.
  • Sin bienes materiales o inmuebles, o bien, con un acuerdo de liquidación de los mismos.
  • Sin hijos menores de edad.
  • No aplica cuando se busque pensión alimenticia para hijos o cónyugue.
  • Ya no es necesario comprobar causales de divorcio.

El trámite suele estar listo en 15 días, luego de una junta de avenencia para ratificar el deseo ante un juez.

¿Cuánto cuesta?

  • Este tipo de acuerdo tiene un costo actual de $4,500 pesos mexicanos aproximadamente.
  • Si los cónyuges desean firmar por separado su divorcio, lo podrán hacer ante un Notario, en el mismo tiempo, con un costo de $10,000 pesos mexicanos.
  • El divorcio incausado bilateral, donde ambas partes llegar a un acuerdo antes de llegar con un juez, que incluso puede incluir convenio de alimentos, podría tener un costo de $7,000 pesos mexicanos.
  • Mientras que el divorcio incausado unilateral, aunque podría tardar de 4 a 12 meses, podría llegar a costar hasta $15,000 pesos mexicanos.

Matrimonios vs Divorcios

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) con cifras al tercer trimestre del 2018, en México la mayor parte de la población de 15 y más años está unida: casi tres quintas partes (57.6%) se encuentra en esta situación conyugal, mientras que 31.7% está soltera y 10.7% separada, divorciada o viuda.

Esta estructura cambia radicalmente dependiendo de la edad de la población. Por ejemplo, si se analiza sólo al grupo de 15 a 29 años las proporciones son distintas, pues las personas solteras representan 67.8 por ciento.

Ahora bien, si se hace la comparación según sexo, resulta que para las personas de 15 y más años la proporción de hombres unidos es mayor (59.7%) que en las mujeres (55.8 por ciento). La diferencia es de prácticamente cuatro puntos porcentuales.

En el grupo de 30 a 59 años las mujeres unidas (casadas y en unión libre) presentan el mayor porcentaje (71.0); sin embargo, es menor respecto a los varones (78.8), en casi ocho puntos porcentuales. Esto indica que es también significativa la proporción de las personas de 60 y más años que se encuentran separadas, divorciadas o viudas, ya que en las mujeres el porcentaje es 41.8 y en los hombres 18.2.

También se observa que las mujeres se unen a más temprana edad, pues 35.7% de las jóvenes (de 15 a 29 años) se encuentran casadas o en unión libre (10.6 puntos porcentuales más que los hombres).

Con base en registros administrativos, contrario a la tendencia hacia la baja de los matrimonios en los últimos años en México, en lo referente a los divorcios el indicador ha ido al alza: en 2010 fueron 86 mil, en 2013 la cifra fue de aproximadamente 109 mil y en 2017 el dato se acerca a los 150 mil (147,581 casos).

Del total, 147 368 casos son relativos a personas de diferente sexo y 213 disoluciones corresponden a cónyuges del mismo sexo. Es importante acotar que, sobre estas últimas, fue en 2014 cuando se registran los primeros casos.

Otro dato indica que en 2017 la edad promedio de los hombres al momento de la disolución es de 41 años, y de 38.4 en las mujeres, considerando sólo los divorcios entre personas heterosexuales.

Fenómeno al alza

Por otra parte, se aprecia que en los últimos años el número de divorcios ha aumentado en relación con los matrimonios, al pasar de 15.1 divorcios por cada 100 matrimonios en 2010 a 28.1 en 2017; es decir, la proporción casi se duplica, y ello se debe, como ya se ha señalado, a que un mayor número de personas deciden vivir en unión libre, lo que deriva en un menor número de uniones legales.

También se aprecia que, por tipo de trámite, los divorcios se clasifican en administrativos y en judiciales. Los primeros se dan cuando son tramitados en el Registro Civil, existe mutuo consentimiento de los cónyuges, son mayores de edad, no tienen hijos o que la mujer no se encuentre embarazada y de común acuerdo hayan liquidado la sociedad conyugal.

Mientras que los judiciales son aquellos en los que interviene algún juez de lo familiar, civil o mixto, independientemente de que se trate de un divorcio necesario o voluntario.

En 2017 el 90.9% de los divorcios fueron judiciales, y de éstos: en 40.6% de los casos no tienen hijos menores de 18 años, en 27.6% sólo uno y en 21.2% hay dos. Sólo en 8.3% de los casos tienen tres o más hijos.

Ha de destacarse también que de 2010 a 2017 ha disminuido la proporción de divorcios administrativos, al pasar de 14.1 a 9.1 por ciento. Incluso, a partir de 2011 el indicador ha tenido una disminución constante.

Las principales causas de divorcio son: voluntario unilateral (54.5%), por mutuo consentimiento (36.3%), y la separación por dos años o más, independientemente del motivo (3.4%). En suma, estas tres causas representan 94.2% del total de divorcios entre personas de distinto sexo, registrados en 2017.


POB/AAG