Este martes 12 de febrero, Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue declarado culpable del cargo de narcotráfico y condenado a cadena perpetua, después de un juicio de 3 meses en Nueva York.

La decisión del jurado se produjo luego de seis días de deliberaciones en el llamado “juicio del siglo”, en el que enfrentó 10 cargos de delitos federales, relacionados con el tráfico de drogas.

La sentencia será dictada el 25 de junio; el narcotraficante mexicano pasará el resto de su vida en una prisión de máxima seguridad en Estados Unidos.

El jurado, cuya identidad se mantuvo en secreto, llegó al veredicto en el extenso caso, que según las autoridades, fue una “avalancha” de evidencia reunida desde 1980, cuando Guzmán y su cartel obtuvieron ganancias por el contrabando de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a Estados Unidos.

Según la AP, la evidencia mostró que las drogas ingresaron a los Estados Unidos a través de túneles secretos u ocultos en camiones cisterna, ocultos en el tren de rodaje de automóviles de pasajeros y embalados en vagones que pasaban por puntos de entrada legítimos.

La defensa de Guzmán acusó a los testigos cooperantes de «convertir a El Chapo en chivo expiatorio» de sus propios crímenes y pidió al jurado no creer en sus testimonios porque son personas que “mienten, roban, engañan, venden drogas y matan a personas».

 

 

 


POB/LFJ