A partir de este martes 26 de febrero, la empresa de conductores privados, Didi, inició operaciones en Puebla, compitiendo con las plataformas que ya existen actualmente: Uber, Cabify e Easy Taxi.

La promesa de Didi es tener mejor costo en comparación de los ya mencionados. Además, en su primer día, tuvieron descuentos desde el 30% de descuento para los nuevos usuarios.

Didi es una aplicación que funciona casi igual que Uber, primero se escribe de dónde sale el usuario y a dónde va a llegar, aparece el costo aproximado de lo que costará el viaje y el método de pago; se selecciona y comienzas el viaje. El conductor tendrá –al igual que el usuario–, un mapa, donde podrá ver la ubicación y el usuario, podrá ver, en cuanto tiempo llegará su automóvil solicitado.

La plataforma es nueva en Puebla, pero, ya tiene tiempo en ciudades como Toluca, Mérida, Chihuahua, Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Mexicali y Ciudad de México.

Con la aparición de la aplicación en la capital poblana, las personas podrán tener más opciones al querer hacer un viaje. No solo ofrece una alternativa de servicio, si no que también se podrá viajar colectivamente para mejorar el costo de traslado.


Foto: Agencia Enfoque

Poblanerías se dio a la tarea de realizar un recorrido en estas unidades para corroborar el servicio y que cumplieran con las ofertas que habían prometido, cuando anunciaron su llegada a la ciudad.

Al solicitar el servicio, se escribió el destino al cual se quería viajar, el costo del servicio estaba en treinta y cuatro pesos, pero, con el descuento, que era el 30%, bajo a veinte y cuatro pesos, con esto se confirmó que sí estaban respetando la oferta.

Se esperó al coche en el punto solicitado, la 14 oriente de San Andrés Cholula  y llegó al cabo de 4 minutos de haberlo pedido. El conductor de Didi, en el momento que llego, se bajó y abrió la puerta, dando las buenas tardes y preguntando por el nombre.

Inició el viaje y automáticamente, aunque tenía el mapa, preguntó cuál era el punto del destino y arrancó. Se le preguntó si ya había trabajado en alguna otra plataforma y mencionó:

“Anteriormente trabajaba en Uber, pero solo por poco tiempo, en realidad, yo me dedico a un negocio que tengo con mi hijo, pero esto lo hago para tener un dinerito más, la verdad es que con Uber estaba feliz, pero vi una nueva oportunidad en está plataforma, ya sabe, cuando una empresa es nueva, quiere sorprender y hasta a nosotros, quiero creer, que nos va a ayudar más de lo que nos ayudaba Uber”.

Era la mitad del camino y comentó sobre cuántos viajes había tenido en el día:

“Pues tuve como dos en la mañana, regresé a mi negocio y ahorita en la tarde solo este, es que teniendo a Uber, la gente tiene que empezar a conocer de este nuevo servicio, los que vieron la promoción son los que han pedido el viaje, me tocó una chica que me preguntó si el descuento se le iba a respetar y es eso, tienen que empezar a confiar”.

Es común encontrar y escuchar conflictos entre plataformas y los taxis, y es por eso que al tener la oportunidad se le preguntó y respondió:

“La verdad yo no he tenido ningún problema con los taxistas [aunque] hay distintos puntos de destino, donde se ponen más violentos, porque son zonas en las que hay más gente y donde los buscaban más. Conozco amigos conductores que les ha tocado bajarse para defenderse, lo que les ha ayudado a los taxis, es que en estas plataformas no hay pago en efectivo y ellos sí lo aceptan”.

Uber anuncia a Didi

En otro recorrido realizado por Poblanerías, pero en Uber, en un viaje desde la zona de la UDLAP hacia Prados Agua Azul, este fue cotizado en $92; mientras que Didi, con 30% de descuento, en $64; sin este, salía en $99.

Es decir que, la promoción: “¡Llegamos a Puebla! Registra tus tarjetas y obtén 30% en tus viajes”, al concluir, los tramos tienen casi el mismo costo.

Al finalizar el viaje, ocurrió una sorpresa, el conductor de Uber ofreció al reportero de Poblanerías los servicios de Didi: “Joven no sé si ya oyó de DiDi, son los mismos coches de Uber y los mismos conductores, nomás que más baratos.”

 

Con la colaboración de Juan Manuel Vargas Alvarez

 


POB/JCSD