El 40 por ciento de las personas que sostienen relaciones sexuales de manera frecuente, o intensa, sufren lesiones y contracturas en sus genitales que no son atendidas inmediatamente, lo cual podría provocar afectaciones severas a largo plazo, demostró un estudio realizado por Meetville.

Barak Sered, residente de medicina familiar de Mentefiore Medical Center en Nueva York, afirmó que la lesión sexual más común, por mucho, es el dolor durante las relaciones sexuales vaginales o dispareunia.

“Esto se debe con más frecuencia a uno o dos diagnósticos: falta de lubricación o infección”.

Ante ello, recomendó realizarse una prueba para la detección de infecciones de transmisión sexual (ITS) y de infecciones del tracto urinario. “Si esos no son el problema, y generalmente no lo son, la falta de lubricación es probablemente la culpable”, apuntó.

El remedio, sostuvo, podría ser tan simple como tomarse su tiempo con los juegos previos para promover la lubricación natural o usar un lubricante artificial.

De acuerdo con el estudio de Meetville, las lesiones sexuales más frecuentes son:

Hematomas
Son provocadas por caídas de la cama, ligeros golpes contra la pared, cabezazos, y otros golpes ligeros, más allá de las succiones fuertes en la piel, en el ‘nido del amor’.

Contracturas y daños musculares
Cuando se lastiman los músculos entre las costillas, por volteretas o presión de los cuerpos. La sensación podría parecer un desgarre muscular con el que no se soporta ni estornudar porque el dolor no se soporta al mínimo.

Objetos introducidos no identificados
Cuando las personas introducen objetos en su ano o vagina que son incapaces de extraer. Por lo general se trata de dildos o juguetes sexuales, sin embargo, también hay casos como objetos de vidrio que podrían romperse.

Dispareunia: genitales doloridos
Es la lesión más común que se produce cuando se percibe molestia antes, después o durante la penetración. Es una irritación en los genitales que puede alargarse en el tiempo, provocando un profundo malestar.

Infección de orina
La infección del tracto urinario (ITU) suele darse cuando las personas tienen mayor actividad sexual, presentan sangrado y dolor al miccionar. Para prevenirla, los médicos recomiendan orinar siempre antes y después de practicar sexo.


POB/AAG