El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó, por unanimidad, encargarse de la organización del proceso para elegir gobernadora o gobernador, así como cinco presidentes municipales.

Durante la sesión, los Consejeros señalaron que en la pasada jornada electoral del 1 de julio de 2018, existieron actos de violencia y otras irregularidades.

Lorenzo Córdova, consejero presidente, dijo que , para garantizar la democracia, el INE «no permitirá que nadie más tome decisiones», ni intervenga con injerencias en la condición del proceso.

“A partir de este momento, el INE se convierte en el único árbitro en la contienda del estado de Puebla y por lo tanto, se hará responsable de toda la trama, digámoslo así, del arbitraje electoral”.

De acuerdo con lo aprobado en el Congreso local, la elección se realizará el 2 de junio de 2019.

 

 


POB/LFJ