OPINIÓN: El autoritarismo de Citlalli

Poco empática con las propias bases de su partido, así es ella, con dobleces y obsesionada con imponer, ordenar y presionar.

alquimia-de-poder-ruby-soriano

Poco empática con las propias bases de su partido, así es ella, con dobleces y obsesionada con imponer, ordenar, presionar y todo lo que implique priorizar su voluntad.

Esta es Yeidckol Polevnsky una mujer que arribó a Morena precedida por un gran apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador y que, sin embargo, no es capaz de controlar emociones, reacciones y declaraciones para evitar lo que en los últimos meses ha generado en el partido que lidera: Una amplia y clara confrontación.

Hace unos meses se confrontó con la diputada federal Tatiana Clouthier, tuvo desaguisados con Monreal, versiones indican que es insufrible para algunos integrantes del gabinete presidencial.

Así con estas ínfulas de mandamás, la Presidenta Nacional de Morena ha perdido de vista la importancia de erigirse como una verdadera líder política que evidencie imparcialidad.

A este señora de múltiples identidades habría que sugerirle no actuar como “La Gordillo” de Morena que tira línea cuando se trata de imponer voluntades.

No es menor la molestia entre una parte importante de las bases morenistas, quienes lamentan que el centralismo, dedazo e imposición sean los riesgos más evidentes para definir la candidatura a la gubernatura en Puebla.

Es lamentable que se tome como “natural” que la decisión final para la elección de un candidato salga de Palacio Nacional. Y lo es porque en el tenor del discurso presidencial, se entiende que el primer morenista del país reprobaría la ejecución de cochupos en el partido que tanto trabajo le costó fundar.

Hace tres días, Polevnsky frenó de manera tajante la irrupción de más aspirantes a la gubernatura poblana al señalar que no son tiempos de destapes. Sin embargo, su incongruencia la traiciona al ser la primera en destapar cada vez que puede a Luis Miguel Barbosa.

Puebla no ha superado los tiempos de la confrontación política.
La posible imposición del ex candidato morenista y ex senador Barbosa alertan sobre el arribo de un grupo de oportunistas que han sido alentados por la propia obsesión de este personaje político.

La presidenta nacional de Morena no pierde oportunidad para reiterar como “candidato natural” a Luis Miguel Barbosa al decir que como “ganó” en la pasada elección por derecho lleva mano.

Hay que explicarle a esta buena mujer que por una parte estuvieron las acciones de violencia y robo en las urnas que mancharon el proceso electoral y por otro lado, los votos obtenidos, que dicho sea de paso, no fueron porque la marca de Barbosa convenciera y obnubilara a los poblanos, sino por la marca AMLO.

Si antes de la elección del 2 de junio, Morena a través de su Presidenta crea un escenario bélico para imponer al candidato, será un mal augurio de lo que se espera en los comicios extraordinarios y con la estigmatización de la vulnerabilidad para tener presente en todo momento los riesgos de un nuevo conflicto post electoral.

@rubysoriano
[email protected]
Facebook: Mediatikos Consulting


POB/LFJ