El aprendizaje de las lenguas maternas -aquellas que se aprenden en el seno familiar desde las primeras etapas de la vida- se da en contextos multiculturales, afirman Verónica Sánchez Hernández y Yonatan Puon Castro, académicos de la Facultad de Lenguas de la BUAP.

Además, consideran que una de las dificultades de aprender un segundo idioma en estos contextos es que usualmente este proceso implica el desplazamiento de la lengua materna, actitud heredada de la época de conquista europea en América.

Al ser una de las zonas metropolitanas más grandes del país, la ciudad de Puebla concentra una serie de flujos migratorios que han intensificado el contacto lingüístico entre hablantes de distintas culturas.

Edmundo Hernández Amador, académico del Departamento de Investigación Histórica del Movimiento Obrero, de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado (DIHMO-VIEP), ha reconocido transformaciones en las lenguas indígenas debido al nuevo orden global.

En el caso del papel que las instituciones de educación superior juegan frente a la discriminación lingüística, el especialista considera que, a excepción de las labores de algunas universidades interculturales, aún son pocos los intentos por generar políticas de enseñanza en lenguas indígenas. Aunque existe plurilingüismo al interior de la BUAP, el idioma de comunicación es el español. Por esta causa, muchos de los jóvenes no tienen la oportunidad de emplear su lengua materna en ámbitos académicos ni profesionales.

CUPS Y DAU, dependencias que fortalecen a los hablantes de lengua indígena

Con raíces en el Programa de Apoyo para Estudiantes Indígenas (PAEI), iniciado en 2002, actualmente la Dirección de Acompañamiento Universitario abandera el Programa de Atención a la Igualdad, cuya labor consiste en impulsar el crecimiento de distintos sectores de la Universidad, entre ellos los pertenecientes a pueblos originarios. Desde su lanzamiento en 2014, como Programa de Apoyo a Grupos Vulnerables, la iniciativa ha atendido a 144 estudiantes de pueblos originarios, 89 mujeres y 55 hombres.

POB/PSC