El juez tercero de lo penal del distrito judicial de Puebla dictó una sentencia de 16 años y 6 meses de prisión a José María Sosa Álvarez, al considerarlo responsable del homicidio de Paulina Camargo, una joven que desapareció en agosto del 2015 y cuyo cuerpo nunca se encontró.

Al momento de su desaparición, Paulina estaba embarazada, por lo que el juez también sentenció a José María Sosa culpable del delito de aborto, en contra del producto que se gestaba en ella.

La sentencia niega a José María Sosa el beneficio de conmutar la prisión por una sanción económica y también lo condena al pago de una reparación por el daño moral, material y la indemnización correspondiente.

Paulina Camargo tenía 4 meses de embarazo y se encontraba en una relación amorosa con José María Sosa. Ella desapareció en agosto de 2015 lo último que informó a sus padres fue que tenía una cita con el joven de 19 años.

 

 

--
POB/PSC