Fotos: Juan Carlos Sánchez Díaz

Los Artilleros 5 de Mayo enfrentaron, en su primer juego como local, a los Condors de la Ciudad de México. El partido se jugó en el Templo del Dolor, actual casa de los Aztecas de la Universidad de las Américas Puebla, en la semana dos de la temporada regular.

El encuentro comenzó con Condors arriba en el marcador, gracias a una patada de gol campo, que los puso 3-0. Artilleros tuvo oportunidades para poder empatar el partido, como la serie ofensiva que tuvieron después de la patada del equipo visitante. Se acercaron hasta la yarda 6; sin embargo, Andrés Chío sufrió una intercepción por parte de Carlos Fernández.

Llegó el segundo cuarto sin que el marcador se moviera en el terreno de juego. Artilleros intentó empatar el partido con un engaño de gol de campo, pero no concretó. Hubo muchos errores por parte de los dos equipos en el emparrillado, como la intercepción de Rivera a Condors y un fumble de Artilleros que no logró aprovechar el equipo de visita.

Después de una combinación de errores y también de una exhibición defensiva por parte de los dos equipos, la afición empezó a poner más atención a las “Boom Boom Girls” y a “Nacho”, el animador de los Artilleros. A pesar de no ser un partido atractivamente ofensivo, la afición mantuvo la energía y el positivismo para seguir apoyando al equipo poblano.

Siguieron las acciones en el segundo tiempo, en el tercer cuarto Preston Bailey hizo la recepción y logró anotar el primer touchdown del partido. El marcador para ese entonces era de 9-0, ya que Artilleros logró bloquear la patada del punto extra.

Con la ventaja de nueve, Condors mantuvo la confianza para seguir obteniendo yardas positivas y así poder aumentar los números en la pizarra, gracias a la segunda anotación de Preston Bailey que ponía en una ventaja considerable a su equipo.

A pesar de ir 16 puntos abajo, finalmente, Andrés Chío, pudo encontrar a su receptor estrella, Sebastián Olvera, quien después de haber tenido varias recepciones en el partido, pudo darle un respiro al equipo blanco. Luego de la anotación, Artilleros decidió ir por la conversión de dos puntos y lo logró, con esto se acercaron 16-8.

Con tres minutos en el reloj, Condors logró bloquear una patada de despeje de Artilleros, que estaban en su yarda 15. Con esto, Condors puso 22-8, gracias a Ángel Rosado de sus equipos especiales. Confiados con el marcador, el equipo visitante hizo patada corta, Artilleros recuperó y nuevamente por parte de Sebastián Olvera, marcó su tercera anotación en la temporada, acercando al equipo local, 22-15.

Llenándose de valor, gracias a la anotación obtenida, Artilleros hizo una patada misma que recuperó. Sin embargo, después de varios intentos, Andrés Chío soltó el último pase pero sin lograr la recepción, concluyendo así el encuentro y cayendo en casa.

En conferencia de prensa, el coach Gustavo Torres reconoció los errores que el equipo tuvo a la ofensiva y argumentó que la localía «afectó» a la concentración de varios jugadores.

Además, anunció que Humberto Noriega, receptor, estará fuera lo que resta la temporada debido a una lesión.

 

 


POB/LFJ