OPINIÓN: El gobierno debería pedir perdón por retraso en la legalización

Bien me dijo un profesor en la prepa que para ser un buen flojo se debían de hacer bien las cosas a la primera.

juan-ma-banner

Veamos al sexenio pasado como un estudiante que, a pesar de haber cursado seis años de carrera, no entendió la importancia de saber cómo procrastinar.

Hago esta comparación, pues la noticia de que la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), retiró los “lineamientos en materia de control sanitario de la cannabis y derivados de la misma”; se ha vuelto una muy publicada.

Dichos lineamientos fueron publicados el 30 de octubre de 2018, es decir, con el gobierno pasado aún en funciones, si se intenta entrar al sitio de la Cofepris, que en su momento permitía consultarlos, aparece un mensaje de: “archivo o directorio no encontrado”.

En un comunicado, la dependencia informó que “los lineamientos no cumplían con el marco de la Ley General de Salud de 2017” ya que, que creen, por querer hacer su proyecto de último momento; se «otorgaron permisos a productos de cannabis en usos distintos a los médicos y científicos», esto quiere decir, productos con más del 1% de THC.

Este componente de la cannabis sativa, como ya redacté en el primer ABC y el comunicado de la Secretaría de Salud explica; “se encuentran clasificadas como estupefacientes o psicotrópicos [lo son] de acuerdo con lo dispuesto en la citada ley [la General de Salud de 2017]”

Para no hacer la columna más complicada, el comunicado concluye con la Secretaría de Salud cediéndole la chamba a la Cofepris, órgano que deberá realizar “las acciones pertinentes para armonizar correctamente el marco jurídico vigente, los reglamentos y normatividad”; todo de acuerdo con las disposiciones de la Ley General de Salud 2017 y del Código Penal.

Aquí está la moraleja, el gobierno pasado y más específicamente la administración pasada de la Secretaría de Salud, tenía dos, DOS documentos, publicados en la página del gobierno (ambos con un año de antigüedad), para consultar antes de otorgar los permisos; no solo eso, tenía internet y una diversidad de páginas que se han dedicado a difundir información con respecto al cannabis sativa, además de libros como “la biblia del cultivador”. ¿Les suena?

Pero bueno, ya sabrá la administración pasada por qué decidió otorgar dichos permisos. Mientras, seguimos esperando la regulación que permita la legalización de la planta y la apertura a lo que ahora está siendo el “petróleo verde”.

Bien me dijo un profesor en la prepa que para ser un buen flojo se debían de hacer bien las cosas a la primera.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Manuel Vargas Alvarez es un periodista en proceso de formación. Estudia la licenciatura en comunicación y ha cubierto elecciones en los tres niveles, justas deportivas, tomas de posesión, manifestaciones, desalojos y varios eventos de manera multimedia.


POB/JMVA