OPINIÓN: Morenovallistas “de muy poca madre” se suman a Barbosa

El morenovallismo quedó huérfano y quienes han perdido padre y madre, no encuentran cobijo paternal. 

coloquio-de-los-perros-header

El morenovallismo quedó huérfano y quienes han perdido padre y madre, no encuentran cobijo paternal. 

En el PAN son malqueridos, repudiados y malvistos. No caben más entre los azules; andan a la búsqueda de apapacho.

Luis Tiffaine, Gerardo Islas Hernández, Ardelio Vargas, Germán Martínez Manzano y Marco Antonio Rodríguez Acosta, entre otros, sabedores que no tienen madre, se arriman a buen árbol: Morena.

Y los que faltan del morenovallismo; pronto habrá más.

Pero no solo los morenovallistas. Sin detenerse en el árbol y contemplando el bosque, Morena no es de izquierda. No en Puebla. 

¿Cómo? ¡Imposible!

Alejandro Armenta, Javier López Zavala, Nancy de la Sierra, solo por mencionar a lo más visto ahora, fueron en el pasado cercano militantes distinguidos del PRI. Y cada vez más, se empieza a notar la pesada mano de Mario Marín Torres.

Socorro Quezada Tiempo y Luis Miguel Barbosa no pueden, ni quieren, ocultar su pasado cercano de militancia en el PRD.

Juan Pablo Kuri Carballo se ha sumado orgulloso a la invasión Morena y varios distinguidos verdes lo siguen a pie juntillas. 

Sí, no existen ya partidos políticos, son franquicias que, vendidas al mejor postor, se utilizan para generar ganancias monetarias y prebendas. No, Morena no es un partido de izquierda; o ¿sí?

Morena es una franquicia que lucha por el poder, y es la mejor colocada en la bolsa de valores a la mexicana.

¿Y la izquierda? Bien, gracias. Relegada.

Por lo pronto, Oswaldo Jiménez ha sido claro, directo y concreto: quienes hayan apoyado a Martha Erika Alonso y ahora se sumen a Morena para apoyar a Barbosa, “… sería lamentable y sería de muy poca madre.”

@luisenriquesf

facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez
facebook.com/luisenriquesf
luisenrique@poblanerias.com


POB/LFJ