Reporteros Sin Fronteras, en el marco del día internacional de la mujer, vía su página web publicó una lista de mujeres periodistas que han sido violentadas, agraviadas y encarceladas al realizar su labor.

Estas periodistas representan el 8% del total de periodistas encarcelados en todo el mundo, cifra que aumento un 5% en cinco años.

  • Lucia Pineda Ubau
  • Gulmira Imin
  • Tran Thi Nga
  • Qin Chao
  • Zhang Jixin
  • Tal al Mallouhi
  • Eman al Nafjan
  • Nazh Llicak
  • Li Zhaoxiu
  • Narges Mohammadi
  • Hengameh Shahidi

Son solo algunas de las periodistas que han sido víctimas de regímenes autoritarios.
Actualmente 27 son las periodistas encarceladas; algunas de ellas viviendo en condiciones carcelarias inhumanas y otras de quienes se desconoce su paradero.

China, Irán, Turquía, Vietnam, Egipto, Arabia Saudita, Bahréin, Siria y Nicaragua, son los 9 países en los cuáles están recluidas dichas periodistas; siendo China e Irán –tristemente– los países donde hay mas reporteras encarceladas, con 7 periodistas cada uno. Seguidos de Turquía con 4, Arabia Saudita con 3, Vietnam con 2 y en Egipto, Bahréin, Siria y Nicaragua con 1.

Las periodistas normalmente se encuentran en la mira del gobierno y son perseguidas y condenadas por sus escritos que según sus gobiernos “atentan en contra de la paz”, “pertenecen a un grupo terrorista” o se les acusa de “tener contactos sospechosos con entidades extranjeras”.

Tales son los casos de Narges Mohammadi, periodista, y Hengameh Shahidi, editora del blog Paineveste. Quienes fueron detenidas y condenadas a 10 y 12 años de prisión, respectivamente, por el presunto “complot contra la seguridad nacional de la República Islámica” e “insulto al jefe del sistema judicial”.

La reportera Iraní-Británica, Roya Saberi Negad Nobakht, también fue detenida en 2014, por sus publicaciones en Facebook. Inicialmemte fue condenada a 20 años de prisión y posteriormente se redujo su pena a solo 5 años.

La cadena perpetua es otra de las condenas que sufren algunas periodistas. Gulmira Imin, administradora del sitio web informativo Salkin, fue condenada a la pena máxima por supuesto “separatismo “ y “divulgación de secretos de Estado”.

Nazli Ilicak, la famosa periodista de 74 años de edad, fue condenada a cadena perpetua en Turquía por haber participado en un programa en el que se criticaba a las autoridades, televisando la víspera del intento de golpe de Estado que se llevo a cabo en Julio de 2016.

Muchas mujeres sufren de condiciones inhumanas en las prisiones en las que están recluidas. Tal es el caso de Lucía Pineda Ubau, quien ejercía como jefa de información del canal de televisión 100% Noticias, y que fue acusada por “terrorismo” . Fue recluida en la prisión de alta seguridad El Chipote por 41 días antes de ser trasladada a una cárcel de mujeres.

A la bloguera Tran Thi Ngala, acusada de publicar contenidos que ponían en peligro al Estado, en Vietnam, fue detenida en secreto por 6 meses. Al no aceptar su culpabilidad, se le negó el derecho a sus llamadas telefónicas y visitas por un año.

Otras son torturadas y amenazadas, como Gulmira Imin, quien fue torturada y forzada a firmar documentos sin la presencia de su abogado, en China. En Egipto, Shorouq Amjad Ahmed al Sayed, fue golpeada hasta perder la conciencia y amenazada con violarla para hacerla confesar lo que las autoridades querían.

Eman al Nafjan y la bloguera Nouf Abdulaziz Al Jeraw, forman parte de las activistas feministas que fueron torturadas tras ser detenidas en la primavera de 2018. Algunas activistas fueron forzadas a desnudarse y besarse entre si, según la ONG.

Algunas otras simplemente desaparecen durante sus procesos penales, como Zhang Jixin, Qin Chao y Li Zhaoxiu, reporteras chinas detenidas en 2015, 2016 y 2017, respectivamente. Y la bloguera siria, Tal al Mallohui, quien fue detenida en 2009, condenada en 2011 y desaparecida en 2016, tenia 18 años cuando fue detenida.

 

 


POB/CFVJ/JCSD