Actualmente, las clases particulares tienen la función de complementar la enseñanza que se recibe en las escuelas, los institutos, las universidades y cualquier otro establecimiento escolar. A través de ellas los alumnos tendrán la posibilidad de consolidar o profundizar los conocimientos aprendidos.

Las clases particulares, tal como se conocen hoy en día, no existían durante la antigüedad. En esa época la mayoría del pueblo no se beneficiaba de ningún sistema educativo, la enseñanza estaba reservada a una cierta élite, la cual se formaba con la ayuda de los preceptores.

¿Cómo era la enseñanza en la Edad Media?

En la Edad Media la mayoría de la gente tampoco recibía ninguna educación escolar. Eran los padres quienes enseñaban a los hijos su oficio y los maestros particulares eran sabios que educaban a las grandes figuras de la época.

A pesar de lo que muchos creen, Carlomagno no fue el inventor de la escuela, simplemente contribuyó al desarrollo del sistema escolar, ya que quería formar a los aristócratas y a los funcionarios de su imperio, por lo que esta escuela solo estaba dirigida a la élite.

No fue hasta el final de la Edad Media cuando comenzaron a multiplicarse los establecimientos escolares, los cuales empezaron a abrir sus puertas a otras clases sociales. De hecho, la primera revolución escolar tuvo lugar a partir del siglo XII.

El desarrollo de la educación durante el Renacimiento

Durante el siglo XII aparecieron los primeros institutos y universidades. A partir de ese periodo se empiezan a redescubrir tanto a autores de la antigüedad romana como de la antigüedad griega.

Cabe mencionar que la mayoría de las personas seguía sin poder beneficiarse de la enseñanza escolar al final de la Edad Media, por lo que, evidentemente, la gente del pueblo llano tampoco tenía acceso a las clases particulares.

La enseñanza escolar colectiva, una realidad a partir del Antiguo Régimen

Durante esta época se instauraron escuelas en ciudades y zonas rurales. Es a partir de entonces cuando la enseñanza escolar colectiva comienza a ser una realidad. Cabe indicar que la Iglesia dirigía la gran mayoría de esas escuelas.

En el Antiguo Régimen también surgió una nueva clase social conocida como burguesía y gracias a su desarrollo, la red educativa se extendió por todo el país de Francia. Pese a que se intentó que todos los niños del reino pudieran acceder a la enseñanza básica, la educación beneficiaba principalmente a la burguesía.

En esta época las clases particulares seguían siendo única y exclusivamente para los ricos burgueses y los nobles, aunque evidentemente este sector no era igual entonces que ahora.

Las clases particulares no aparecieron hasta el siglo XX

La aparición de las clases particulares es muy reciente. De hecho, hasta el siglo XX no existían. Hay que tener en cuenta que las clases particulares van dirigidas a una única persona. Durante ellas un maestro transmite sus conocimientos a un único alumno.

Este maestro recibe un salario por su trabajo y hasta hace muy poco nadie tenía los recursos económicos suficientes para pagar una clase particular, a excepción de los ricos burgueses y los nobles. Todo cambió a partir del siglo XX.

El boom de las clases particulares

En la segunda mitad del siglo XX tuvo lugar el desarrollo de las clases particulares. Este se produjo gracias al gran crecimiento económico, el cual aumentó el nivel de vida de los franceses. Además, durante esa época las tasas de desigualdad disminuyeron de manera considerable, los padres comenzaron a preocuparse más por la educación de sus hijos y el sistema escolar se desarrolló como nunca antes.

El fenómeno de las clases particulares vive su boom desde hace tan solo dos décadas. Una de las razones de este auge es la detención del ascenso social. El hijo de un obrero que desea optar a un puesto de responsable lo tendrá muy difícil si solo recibe educación pública.

Por otro lado, las madres y padres se preocupan cada vez más por el futuro de sus hijos, por lo que les proporcionan todos los recursos posibles para que puedan alcanzar el éxito. Además, hay que tener en cuenta que el sistema escolar es cada vez de menor calidad y menos eficaz. Por ello, la educación complementaria se vuelve imprescindible.

Los avances tecnológicos propician la extensión de las clases particulares

Gracias al desarrollo de Internet, actualmente todo aquel que quiera recibir clases particulares puede realizar una búsqueda online para encontrar a un maestro capacitado. Le aparecerán múltiples opciones para tomar clases en Puebla o en el estado mexicano en el que se encuentre.

Además, las clases particulares se han extendido a tipos de enseñanza que hasta hace pocos años estaban excluidos. Esto quiere decir que hoy en día se puede encontrar todo tipo de maestros para todo tipo de materias.

 

 


POB/JCSD