OPINIÓN: #YoLesCreoAEllas

Muchos de los casos, recogidos a través de la cuenta de la Colectiva Periodistas Unidas Mexicanas en redes sociales, son un reflejo de la realidad que muchas hemos vivido.

lizeth-header

El movimiento #MeToo también ha llegado al periodismo. Cientos de mujeres que trabajan en los medios de comunicación como reporteras, presentadoras, fotógrafas, editoras, han contado sus experiencias de acoso sexual y hostigamiento que han vivido dentro de su lugar de trabajo, perpetrado –en la mayoría– por sus propios compañeros.

Muchos de los casos, recogidos a través de la cuenta de la Colectiva Periodistas Unidas Mexicanas en Twitter y Facebook, son un reflejo de la realidad que muchas hemos vivido.

Los resultados: 61% de las mujeres acosadas en sus medios vieron afectado su desempeño laboral, 49% ha sido agredida por su jefe directo, pero solo el 18% presentaron una queja en su empresa.

El descrédito a estos movimientos es casi inherente. "¿Quién les cree?" "¿Por qué no lo denuncian?" "¿Por qué desde el anonimato?" "¡Qué fácil esconderse en redes sociales!", son los argumentos para cuestionar la veracidad de las cosas que nos pasan, que no son capaces de ver que nuestro sistema no está capacitado para juzgar con perspectiva de género, como si estuviera hecho para culpar a la víctima y no al victimario.

El otro día leía en Facebook una reflexión sobre el #MeTooMúsicosMexicanos: conmovió más el suicidio de un presunto acosador que todos los casos de feminicidios que han ocurrido en los primeros meses del año y por supuesto, las denuncias en colectivo de miles de mujeres.

Este espacio lo ocuparé para hablar de la violencia y acoso que vivimos las mujeres en los medios de comunicación y que, por desgracia, es igual al de todos los ámbitos: escritoras, académicas, deportistas, artistas, estudiantes, por donde se vea.

A través del #MeTooPeriodistasMexicanos nos damos cuenta de que el acoso sucede en todo nivel y en todas empresas: Excélsior, El Norte, Reforma, Expansión, Cultura Colectiva, entre otros nacionales. Locales como Diario Cambio de Puebla, La Voz de Michoacán, El Informador de Guadalajara, etcétera.

Hasta ahora, solo la Fiscalía de Michoacán ha iniciado carpetas de investigación con base en las denuncias hechas por la Colectiva por acoso. Quiero resaltar que, las denuncias son confidenciales, más no anónimas.

El hostigamiento no solo viene por parte de los mismos periodistas, columnistas o dueños de medios, viene también de las fuentes o entrevistados. ¿Se acuerdan de los videos de periodistas siendo acosadas por fanáticos? ¿A cuántas les han robado de manera “inocente” un beso? ¿A cuántas les han hecho comentarios por su forma de vestir? o sugerencias de que “hay que ser más provocadoras”, sobretodo en la fuente deportiva. 

En una ocasión, fui invitada a hacer un casting para conducir una cápsula de televisión de un programa deportivo. Después de la explicación del proyecto, mi primera pregunta fue: "¿cómo tengo que vestir?" La respuesta: "Al productor le gustan de vestido corto y tacones porque es lo que vende, porque así le gusta al público que son hombres que nos ven en talleres, en mercados". "No me sentiría segura vistiendo así todo el tiempo" le contesté, "no hay de otra, el productor es especial en eso y veo difícil que cambie".

El acoso no solo son piropos, comentarios o invitaciones. También lo es el condicionamiento de las publicaciones, el descrédito al trabajo, las burlas y las presiones.

Hace un tiempo, en un video iniciativa de Versus, Marion Reimers, junto a Jimena Sánchez y Verónica Rodríguez, mostraron los mensajes de acoso, violencia, insultos y hostigamiento por parte de los espectadores, por hablar de deportes, algo que consideran, "no corresponde a las mujeres".

Por eso, hoy reconozco a todas mis compañeras que han alzado la voz y que día a día emprenden una lucha por la igualdad de condiciones, para nos traten y nos respeten de la misma manera, para que nos dejen hacer simplemente una cosa: nuestro trabajo.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Lizeth Flores Jácome es periodista, jefa de edición de Poblanerías. Tiene una amplia experiencia en la cobertura de eventos nacionales e internacionales. Desde foros, procesos electorales, ferias y justas deportivas.

--
POB/LFJ