Militantes del PAN criticaron la inseguridad que se vive en Puebla –asegurando que el primer trimestre de 2019 fue el más violento en su historia– y responsabilizaron a los gobiernos de Morena. 

En conferencia de prensa, señalaron a Claudia Rivera Vivanco de hacer proselitismo y no atender el problema de inseguridad.

Pablo Rodríguez Regordosa, dirigente municipal del PAN, pidió al ayuntamiento y al gobierno del estado «se den cuenta» de que son gobiernos y tomen acciones al respecto, pues deben atender las necesidades de la gente y no enfocarse a atender lo relacionado a su candidato, Miguel Barbosa Huerta.

Por su parte, la dirigente estatal Genoveva Huerta, Humberto Aguilar Coronado, Jesús Zaldívar y otros panistas coincidieron en que las administraciones de Morena «no han sabido resolver los problemas».

Refirieron que, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESNSP) entre enero y marzo de este año se abrieron 18 mil 11 carpetas de investigación por delitos del fuero común, mientras que en el mismo lapso, pero del año pasado fueron 14 mil 279, es decir, hubo un aumento del 20%.

Morena se defiende

En respuesta, el dirigente estatal de Morena, Mario Bracamonte justificó que los señalamientos de los panistas son parte de una «estrategia mediática ante la mediocre campaña de Enrique Cárdenas».

“El problema de la inseguridad es multifactorial y es en todo el país que no data de hace 15 días o siete meses, sino es consecuencia de los malos gobiernos de Acción Nacional que alentaron acciones desastrosas dejando que este fenómeno se les saliera de las manos (…) la inseguridad es consecuencia de la degradación social por el neoliberalismo”.

Gabriel Biestro, líder del Congreso local, dijo que a los panistas debería «darles vergüenza» acusar a los actuales gobiernos, pues cuando ellos gobernaban la espiral de la violencia, criminalidad y corrupción aumentó.

El coordinador del grupo legislativo de Morena recordó que en los gobiernos de Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali, no hubo capacitación para los elementos de los cuerpos de seguridad y fue «evidente» la participación de funcionarios estatales ligados a hechos delictivos y de corrupción.

“Ahora resulta que en cuestión de unas semanas o meses quieren echarle la culpa a los demás. Considero que deben ser sensatos y tener vergüenza y dar la cara ante la sociedad para que este tipo de declaraciones ridículas no se sigan dando”.

En este sentido, calificó como «ridículas» las declaraciones hechas por Genoveva Huerta, quien aseguró que la violencia y crímenes cometidos en la entidad durante el primer trimestre de 2019, cifras que la ubican entre los 10 estados más inseguros, “son culpa” de Morena.

Reiteró que las dos últimas dos administraciones estatales fueron omisas y guardaron silencio sobre el crecimiento en el número de asaltos y homicidios, así como la confabulación entre la policía y los  líderes de las bandas dedicadas al robo de combustible.

 

 

 


POB/LFJ