La dirigencia estatal del PRI se deslindó de Mario Marín Torres, ex gobernador de Puebla, quien tiene una orden de aprehensión por el delito de tortura contra la periodista Lydia Cacho.

En conferencia de prensa, Lorenzo Rivera Sosa, dirigente estatal, señaló que Mario Marín debe "responder de forma personal" el proceso judicial por el caso Lydia Cacho, que fue detenida de manera arbitraria por la policía de Puebla en diciembre de 2005.

“Nos deslindamos de todos los actos de los actores de nuestro partido, cada persona es responsable de sus actos y nosotros hoy lo que estamos construyendo es la unidad y un gran proyecto para Puebla”, declaró.

Además, Lorenzo Rivera dijo desconocer si Marín estará o no en otros eventos de Alberto Jiménez Merino, candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, luego de la orden de aprehensión que se giró en su contra.

“Esa es decisión de él, nosotros tenemos las puertas abiertas a todos los actores políticos, desde luego ellos saben si hay un proceso, si hay un momento difícil como lo esta viviendo, seguramente no asistirá”. 

Mario Marín Torres reapareció el 31 de marzo en el inicio de la campaña de Alberto Jiménez Merino donde declaró que el caso Lydia Cacho era "cosa juzgada" y que "debía olvidarse".

 

 

--
POB/LFJ