El sol cayó a plomo este domingo en el Templo del Dolor. El viento sopló con fuerza que, a veces jugó a favor, pero en otras en contra. Es el día “cero”, el día del llamado para Artilleros 5 de Mayo, el día decisivo para mostrar de qué están hechos.

¿El enemigo a vencer? Mayas. Aquel equipo con el que cayeron en la semana 3 y que les dio, en ese momento, una marca perdedora de 2-1. Para esa fecha, el panorama lucía complicado, nadie creía que el equipo poblano se recuperara; sin embargo, para esta última llegó como líder.

La ola naranja llegó este día al Templo del Dolor, para apoyar a su equipo. Poco a poco se llenaron las gradas, entre aficionados y familiares, pronto el ánimo comenzó a sentirse. Del otro lado, la porra “maya”, aunque en menor número, fue más ruidosa.

La joya artillera está en la defensa y así lo han demostrado partido a partido. En el primer cuarto, la línea logró parar la ofensa maya, al bloquear el intento de gol de campo.

Foto: Juan Carlos Sánchez

Del lado de Mayas, la ofensiva tuvo varios fallos que, los llevaron a gastarse el reloj en dos ocasiones y tuvieron que recurrir a gastar dos de sus tres tiempos fuera.

Sin embargo, Artilleros no pudo capitalizar los errores y desconcentración de Mayas, pues faltando 3:51 en el reloj, su pateador, Gabriel Amavizaca falló el intento de gol de campo.

Luego, a menos de dos minutos, Luis Daniel Rivera logró interceptar a Mayas y producto de esa acción, la ofensiva, a través de Sebastián Olvera, logró poner los primeros 6 puntos del partido a su favor, más el punto extra.

Sin embargo, el segundo cuarto fue del paraíso al infierno. El tino de Andrés Chío, combinado con el poco avance por tierra, hizo que Artilleros poco a poco fuera perdiendo el ritmo del inicio. Mientras, Mayas logró llegar a las diagonales, por conducto de Edgar Arroyo. Aunque no pudo poner el punto extra entre la “Y”.

Solo dos minutos después, Mayas volvió a encontrar la fórmula para llegar a la zona artillera y anotó otros seis puntos; aunque intentó una conversión, la defensiva pudo anular y evitar más puntos en su contra.

Foto: Juan Carlos Sánchez

Artilleros fue su propio enemigo. Con solo 16 segundos para concluir el encuentro, la ofensiva decidió buscar una jugada que le diera la anotación; cometió un balón suelto, mismo que fue aprovechado por Mayas. Así, los últimos segundos fueron para los visitantes, quienes lograron antes del descanso poner tres puntos más a su cuenta, con el marcador 15-7.

¡Chío I belive!

La mala suerte continuó en el tercer cuarto. La ofensiva de Artilleros no logró concretar una jugada que les llevara más allá del medio campo. En tanto, Mayas capitalizó nuevamente con un gol de campo al 11:33.

Y de nuevo, en dos minutos, Mayas atravesó el campo para otra anotación, que combinado con el punto extra, puso a Artilleros tras las cuerdas 25-7.

Foto: Juan Carlos Sánchez

El equipo poblano siguió en su intento para acortar la amplia ventaja que hasta entonces los dejaba fuera de la postemporada.

En gradas, los aficionados gritaban para apoyar a su equipo: ¡Chío I belive! ¡Venga Artilleros! ¡Sí se puede!

Parece que los ánimos dieron resultados, hasta que, de nuevo, Sebastián Olvera llegó a zona maya faltando 6:05 para concluir el tercer cuarto. Pero, al intentar la conversión, perdieron el balón, quedando 25.13.

Transcurrieron los minutos, pero los errores seguían por parte de la ofensiva. Pases largos, balones al piso y una intercepción dio el control a Mayas, que no aprovechó.

Foto: Juan Carlos Sánchez

En el último cuarto, Artilleros hizo un cambio de quarterback y Joshet Carsborn tomó los controles y guió a la línea hasta la anotación; pero a un alto costo, pues gastaron entre cinco y seis minutos al reloj. 

Mayas terminó por dar la estocada final y gastó el tiempo, dejando casi un minuto de vida a Artilleros, que al final no concretó llegar a postemporada en su primera participación en la liga.

 

 


POB/LFJ