ANÁLISIS: La seguridad de las rutas de Internet

Si bien las medidas están enfocadas a los operadores de redes, vale la pena darle un vistazo a la importancia que tienen para ayudar a mantener seguras a las personas que usan Internet diariamente.

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

Internet se ha expandido a una tasa tan acelerada que, para muchas personas, forma parte del entorno como algo que siempre ha estado ahí.

No sobra decir que aún la mitad de la población mundial no tiene acceso a esta tecnología y que es necesario impulsar soluciones innovadoras para lograr abatir esta desigualdad.

No obstante, hoy me quiero enfocar en la parte de la comunidad que ya está conectada a Internet. Concretamente, en las medidas necesarias para mejorar la seguridad del flujo de datos que circulan diariamente por la red de redes.

Es importante recordar que Internet es una red de dispositivos que se encuentran conectados entre sí. Estos dispositivos forman redes, que a su vez forman a Internet al conectarse entre sí a través de diferentes rutas.

No es en vano decir que “a Internet la construimos todos”.

Para mejorar la seguridad de este flujo de datos, Internet Society ha impulsado la adopción de un conjunto de acciones técnicas denominadas MANRS (Mutually Agreed Norms on Routing Security, Normas Mutuamente Acordadas sobre Seguridad del Enrutamiento).

Si bien las medidas están enfocadas a los operadores de redes, vale la pena darle un vistazo a la importancia que tienen para ayudar a mantener seguras a las personas que usan Internet diariamente.

En 2018 se registraron más de 10 mil incidentes relacionados con el enrutamiento de Internet.

Destacan algunos casos. Por ejemplo, un proveedor de acceso a Internet nigeriano publicó, erróneamente, que su red era la ruta adecuada para llegar a un conjunto de direcciones IP pertenecientes a Google.

China Telecom siguió la ruta y esto provocó intermitencias en algunos servicios de Google y Spotify por cerca de una hora. Si bien este incidente no fue intencionado, muestra el potencial de afectación que tales sucesos tienen.

Por ello destaca que Microsoft haya decidido unirse a MANRS. Con el apoyo de todos los actores de la comunidad de Internet, el sistema de enrutamiento puede aumentar su seguridad. La iniciativa no está enfocada únicamente de los grandes actores del sector privado.

Hay un buen número de universidades que se encuentran trabajando activamente para implementar las cuatro acciones de MANRS en sus propias redes y con ello contribuir a la construcción de una Internet más segura para todas las personas.

Si bien algunas acciones están enfocadas en actores específicos (en el caso de MANRS, son los operardores de redes), el reto es compartido, desde nuestros respectivos roles. Reitero: nadie construye a Internet por cuenta propia.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/JCSD