Londres es la ciudad con mayor índice de contaminación en Europa. Durante 2017, en cinco días, superó el límite de contaminación anual permitida y en 2018 lo hizo en un mes.

Lo anterior ocasionó que países como Bruselas le dieran un ultimátum al país británico para reducir su emisión de contaminación.

Ante esta situación, Sadiq Khan, alcalde londinense, implementó la primera Zona de Emisiones Ultrabajas, o ULEZ, por sus siglas en inglés, que hasta el momento, ha sido el método más ambicioso y drástico implementado en la ciudad.

¿Qué es ULEZ?

La Ultra-low Emissions Zone es una estrategia que, tiene como objetivo, reducir las emisiones de CO2, emitidas por los vehículos y que dañan a la salud.

Consiste en un peaje para ingresar al centro de la ciudad. Los automovilistas deben pagar de peaje 12.50 libras esterlinas, equivalente a 304.68 pesos mexicanos. Además, los autos con mayor emisión de contaminantes pagan 11.5 libras esterlinas (280 pesos) impuesto por “tasa de congestión”.

Los vehículos con dimensiones mayores, como los autobuses, pagarán una cantidad de 100 libras esterlinas, equivalentes a 2,436.62 pesos mexicanos; de no realizar el pago, se impondrá una multa de 160 libras, para los autos normales, y 1,000 libras para los autobuses; 3,899.34 y 24,367.82 pesos, respectivamente.

Este nuevo método, se implementó el pasado 8 de abril y sustituye al impuesto que se aplicaba por Toxicidad o T-Cargo.

La primera fase cubre el centro de Londres y está vigente las 24 horas los 7 días de la semana. Se espera que para el mes de octubre de 2021, el rango cubra las autopistas aledañas, abarcando así la mayor parte de la zona metropolitana.

 

 


POB/LFJ