¿Cómo se combate la contaminación en París?

París tiene planeado deshacerse de los autos que funcionan con petróleo y diésel.

En 2016, París sufrió su peor crisis de contaminación invernal en 10 años; y en 2017, atravesó su peor crisis de contingencia ambiental, con los mayores índices que se hayan registrado.

Por eso, las autoridades parisinas recomendaron a los niños, personas mayores, mujeres embarazadas y personas con problemas respiratorios, no salir de sus casa durante las horas pico y evitar las actividades al aire libre.

Un estudio realizado en 2016 por la Agencia Nacional de Salud de Francia, demostró que la contaminación ocasiona 48 mil muertes al anuales. Ante esta situación, el gobierno parisino, encabezado por Anne Hidalgo, decidió tomar medidas en contra de la contaminación implementando acciones para regular el control vehicular y reducir las emisiones de CO2.

Hasta ahora, ha prohibido el ingreso a la ciudad de todos los autos convencionales fabricados antes de 1997 de 8:00 a 20:00 de lunes a viernes. Además, de vehículos previos a 2001 que utilizan diésel.

París ya contaba con una ley de Hoy No Circula, dependiendo de la terminación de su matrícula; si la matrícula termina con un número par, podrá transitar únicamente en los días pares, y si la matricula termina en números impares, solamente podrá transitar los días impares.

De no cumplirse, se aplica una multa de 35 euros, equivalentes a 744 pesos, que de pagarse al instante, solo se cobrarán 22 euros (467 pesos).

Actualmente, está prohibida –de manera temporal– la circulación de todos los vehículos fabricados antes de 2006. París también ha prohibido de manera corta, el uso de los vehículos individuales en su totalidad; esto sin contar a los vehículos tipo taxi, Uber y turismo, así como vehículos de servicio social como ambulancias, patrullas, bomberos, de transporte de alimentos, entre otros.

Anne Hidalgo anunció que se reducirían los espacios para automóviles en algunas de las zonas importantes como la Rue de Rivoli para ampliar y duplicar los espacios para ciclistas y peatones, con una infraestructura de gran capacidad.

En la Rivera del Sena, fue cerrada a lo largo de 3.3 kilómetros, con la finalidad de recuperar espacio para los ciclistas y peatones, además de retirar 43 mil automóviles a lo largo del río.

Este plan de combate a la contaminación mediante la reducción del uso de automóviles y el aumento del uso del transporte público y bicicletas, a largo plazo busca que para 2024 la ciudad de París quede libre de vehículos de diesel y de petróleo para 2030.

 

 


POB/LFJ