El cambio de la alerta volcánica, de amarillo fase tres a amarillo fase dos, no debe bajar la guardia para las autoridades en protección civil, opinó Carlos Tovar González, investigador del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (CUPREDER).

En entrevista, señaló que se debe trabajar en los programas de evacuación, rutas de salida y, cada una de las necesidades de las comunidades cercanas a las faldas del Popocatépetl.

"Hay comunidades que pueden estar en una mayor exposición en términos de un flujo, hay otras más expuestas a cantidad de material que les estuviera cayendo por estar más cerca del volcán".

Destacó que, en el último sobre vuelo al coloso, el pasado 26 de abril, no se identificó la formación de domo; no obstante, con o sin éste, el volcán presenta explosiones.

"Se hicieron varios vuelos y el último fue el 26 de abril en donde no se pudo observar esta formación del domo; entonces por eso hay que estar pendientes de los reportes de la actividad que esté presentando el volcán porque sin necesidad de que haya un domo el volcán puede presentar explosión".

 

 

--
POB/LFJ