Durante el Debate a la Gubernatura de Puebla, los tres candidatos hablaron de las propuestas que han difundido en campaña; sin embargo, las críticas y descalificaciones fueron protagonizadas por Miguel Barbosa y Enrique Cárdenas Sánchez.

En este ejercicio democrático en la recta final, las moderadoras pusieron “contra la pared” a los contendientes con cuestionamientos duros y fríos. El nerviosismo en los tres candidatos afloró y Barbosa como Cárdenas recurrieron a la diatriba.

Los ataques fueron en torno a sus bienes patrimoniales, a la opacidad que guarda su declaración 3 de 3, así como ataques personales. Enrique Cárdenas, candidato del PAN, PRD y MC, hizo referencia a que el morenista no está en condiciones de salud para gobernar lo que despertó una ola de respuestas que cuestionaron su “falta de conocimiento de los temas y necesidades que tiene los poblanos”.

Barbosa Huerta, de Morena, PT y Partido Verde, repitió por varias veces que Cárdenas Sánchez llegó “derrotado” al debate y que no “tiene idea” de lo que necesita la ciudadanía en temas de seguridad, campo, comunidades indígenas y lo llamó “político fifí”, “defraudador del fisco” y “fichita”.

En el último bloque que correspondía al tema de Seguridad, Federalismo y Estado de Derecho, Alberto Jiménez Merino, candidato del PRI, se subió al “ring del golpeteo” y evidenció una fotografía en la que aparecen Miguel Barbosa y Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla, refiriendo una complicidad entre ellos.

En respuesta, Barbosa Huerta le respondió que “no tiene calidad moral” para hablar de esa relación, cuando el priista tiene una relación estrecha con Mario Marín Torres, ex gobernador y ahora prófugo de la justicia.

“Mejor dice dónde está tu mentor para sea detenido”.

El primero en abrir el debate fue Luis Miguel Barbosa Huerta, le siguió en las intervenciones Alberto Jiménez Merino y cerró en cada bloque y tema Enrique Cárdenas Sánchez.

Los tres abanderados que aspiran a gobernar Puebla, lanzaron propuestas en los temas: “Empleo y desarrollo regional”; “Atención a comunidades indígenas y migración”; “Seguridad, Federalismo y Estado de Derecho”, sin tener muy claros los cómos, simplemente buscaron tener una mejor defensa ante la descalificación de su adversario.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Puebla se enfocó en insistir en que sus compañeros llegaron como perdedores al debate y que “no hicieron campaña”.

Específicamente acusó a Cárdenas Sánchez de “embolsarse el recurso de las prerrogativas para la campaña, pues no se vio que recorriera el estado.

 

 


POB/LFJ