Este miéroles 15 de mayo, después de recibir los resultados de la necropsia (exámen que se realiza a un cuerpo) por ley, la Fiscalía General del Estado, cambio la línea de investigación del caso Ingrid Aremis “N”.

La causa de muerte que, inicialmente se consideró por obstrucción de las vías respiratorias, presuntamente provocada por un estado de ebriedad, pasó a considerarse estrangulamiento, después de los resultados.

Con dicho cambio, el caso de Ingrid pasa a ser investigado como feminicidio, si al concluir se halla a un culpable, sería el caso 43 en lo que va del 2019.

Los hechos

Ingrid Aremis “N” tenía 21 años, era originaria de Xalapa, Veracruz, además de estudiante de Psicología en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

De acuerdo con reportes ministeriales, el domingo 12 de mayo, en un fraccionamiento, ubicado de San Andrés Cholula; una de sus compañeras de vivienda encontró el cuerpo de Ingrid en el sillón de la sala.

Ella contó a los ministeriales que, al llegar al inmueble se dirigió al segundo piso, pensando que Ingrid estaba dormida. Minutos después bajó a la sala para pedirle que respondiera su celular, pues un amigo mutuo intentaba comunicarse con ella y fue cuando se dio cuenta que había fallecido.

Al fraccionamiento, llegaron paramédicos y policías del municipio, quienes confirmaron que Ingrid no tenía signos vitales, por lo que se avisó a la Fiscalía General del Estado, para que realizara el procedimiento correspondiente.

Horas después, en el Servicio Médico Forense (Semefo) se determinó que la causa de muerte, fue una broncoaspiarción presuntamente provocada por una congestión etílica, es decir, aspiración accidental de sólidos o líquidos por las vías respiratorias.

Además, se reportó que la joven no tenía huellas de violencia; sin embargo, se abrió una investigación al respecto.

Al concluir el trámite, se hizo la entrega del cuerpo a su familia y sus restos fueron trasladados a la capital veracruzana.

La indignación

Alumnos de la facultad  de psicología de la BUAP, se acercaron a medios de comunicación para dar a conocer la noticia del fallecimiento de Ingrid Aremis “N”, pues les parecía indignante que el cuerpo de la joven estuviera siendo velado en Xalapa, mientras que, en Puebla “nadie” sabía de lo ocurrido.

A las exigencias de justicia se sumó Alfonso Esparza, rector de la BUAP.

Puebla foco rojo en feminicidios

De acuerdo con el portal «mujeres sin violencia», el termino feminicidio comenzó a utilizarse con el fin político de reconocer y visibilizar la discriminación, la desigualdad y la violencia sistemática contra la mujer que, en su forma más extrema, culmina en la muerte. 

Durante el periodo de enero de 2014 a enero de 2015, Puebla registraba 75 feminicidios.

Para el 13 de noviembre de 2017, se contabilizaban 90 asesinatos a mujeres, de los cuales la Fiscalía General del Estado (FGE) únicamente reconocería 77.

Ese año, el 15 de septiembre de 2017, Mara Fernanda Castilla Miranda, estudiante de la UPAEP, fue encontrada muerta después de 7 días desaparecida.

Para el cierre de 2018 el Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) reportaba 81 feminicidios perpetuados en el Estado.

 

POB/JMVA