OPINIÓN: ¡4T, gracias por no olvidarse de los derechos!

El cambio de política del Estado es tenderle la mano al que necesita ayuda.

juan-ma-banner

Ayer, 16 de mayo y para finalizar la “mañanera”, Jesús Ramírez Cuevas, vocero del gobierno de México, presentó la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones:

“esta es una invitación a las autoridades, a la sociedad, a los medios de comunicación de que el silencio no es opción, hay que hablar del asunto, hay que dialogar, hay que conversar, hay que informarnos y hacer conciencia…. la convocatoria es que escuchemos primero”

¿Y ahora, quien podrá defendernos?

El primer artículo de la Constitución Mexicana establece:

“En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.”

Al México ser uno de los 51 miembros fundadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y al haber firmado la «Carta de las Naciones Unidas», automáticamente decidimos aceptar (como nación soberana) la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

En esta, se establecen 30 artículos que definen los derechos irrevocables que todo ser humano tiene por el simple hecho de ser.

Casi por terminar, en el artículo 29 se establece: “Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

Dicho artículo, o específicamente el término “libre desarollo”, se retoman en el artículo 19º Constitucional al establecer:

“El juez ordenará la prisión preventiva, oficiosamente, en los casos de delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos, así como delitos graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y de la salud”.

Es así como la Constitución Mexicana y uno de los documentos más importantes de laONU, establecen que sí, uno puede desarrollarse de forma libre, pero sin olvidar que nuestras acciones afectan a terceros. Además de que el artículo 1º establece que el gobierno debe garantizar la protección de los mismos.

Con base en esto, hay que plantear que el nuevo gobierno acaba de darle un giro de 180º al combate al consumo de drogas.

Este giro surgió al entender que: “la estrategia de guerra contra el narcotráfico no sólo fue un fracaso en materia de seguridad, sino potenció el uso y abuso de sustancias psicoactivas ilegales.”

Datos abrumadores

De acuerdo con datos presentados, entre 2007 y 2017, se duplicó el consumo a 9.9% de la población. Además, de los 2.2 millones de personas que tiene problemas con el consumo de sustancias psicoactivas, 230 mil son menores de edad. Esto quiere decir cerca del 10.45%.

También, en otros datos con respecto a drogas legales, se menciono que hay 15 millones de usuarios o que consumen tabaco, de los cuales 700 mil son menores de edad (entre los 12 y los 17 años), esto quiere decir 4.6% de usuarios infantes. Sumado a esto, de 70 a 71% de la población mexicana ha probado el alcohol, de ese total, un 40% por ciento son menores de edad.

La estrategia

Ramírez Cuevas mencionó el giro de 180º:

“hay que comenzar respetando los derechos humanos de quienes consumen y sobre todo disminuir el daño a la salud y estrategias más inteligentes, científicas y no la discriminación, el prejuicio y la estigmatización de quienes consumen.”

De acuerdo con la exposición, habrá tres pilares para la estrategia: educación, salud y comunicación; dandole prioridad a la información y educación.

Para llevar a cabo esta estrategia intervendrán la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación Pública como los principales ejes; y la Presidencia de la República sumada a organismos desconcentrados y centralizados relacionados con todo ese tema.

Además, para la planeación de la estrategia, el gobierno tuvo aliados sociales tanto nacionales como internacionales: la Organización de las Naciones Unidas para el Combate de las Adicciones, los Centros de Integración Juvenil y el Consejo de la Comunicación.

Por otra parte, el vocero gubernamental comentó que: “El Estado se va a hacer cargo de atender este asunto, de informar, de prevenir y también de la rehabilitación y la atención médica del que así lo necesite.” Dijo que el cambio de política del Estado es tenderle la mano al que necesita ayuda.

Para la difusión de información, se van a establecer guías acordes con los estándares internaciones para la formación, que ayuden con la prevención a los maestros de la escuela y los padres de familia. De acuerdo con Ramírez Cuevas, se va a convocar a las 200 mil escuelas de educación básica a que se conviertan en centros de acción comunitaria.

También, se tendrá el apoyo de la estrategia Jóvenes Construyendo el Futuro, el acceso a la cultura y la ampliación de espacios deportivos; todo en busca de la prevención.

Actualmente y de acuerdo a datos de gobernación, la atención y prevención corre a cargo, la mayor parte, de privados, de actores involucrados, como los Centros de Interacción Juvenil.

“La idea es integrar ya una sola red de atención para el tema de prevención, tratamiento y rehabilitación, y que haya recursos suficientes.”, concluyó Jesús Ramírez Cuevas.

 

POB/JMVA

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Manuel Vargas Alvarez es un periodista en proceso de formación. Estudia la licenciatura en comunicación y ha cubierto elecciones en los tres niveles, justas deportivas, tomas de posesión, manifestaciones, desalojos y varios eventos de manera multimedia.


POB/AAG