OPINIÓN: Mario Marín, la FGR, Interpol y la sombra de 13 años

Estamos graves. En cualquiera de los casos es y será: "estás conmigo o en mi contra". ¿Qué papel van a decidir jugando lo medios?

jcsd-header

Hace 13 años, se destapó el escándalo de Mario Marín y Kamel Nacif por los agravios cometidos en contra de Lydia Cacho. Gobernador, empresario y periodista. Los protagonistas recurrentes de las historias de corrupción, hostigamiento e impunidad en México.

Al mismo tiempo que el tema se empezaba a dar a conocer, nacía Poblanerías. Fue una cobertura muy difícil, dada la experiencia del equipo. Habíamos decidido que el 21 de febrero fuera nuestra fecha de aniversario y justo siete días antes, el 14, esta noticia se daba a conocer.

Siendo neófito en el terreno de los reporteros, recuerdo haber afirmado que, la única diferencia entre Mario Marín y otros gobernadores (o gobernantes) era que a él lo habían grabado. Todo mundo se deslindaba, incluso Rafael Moreno Valle renunció al PRI y pasó al PAN.

Esa diferencia entre el entonces gobernador poblano y los demás, marcó un parteaguas en el ejercicio del periodismo en Puebla, o por lo menos eso pensamos. El hermetismo, ocultarse, mandar a voceros, fichas técnicas y hacer que el dinero cambiara de manos, se volvió recurrente o moda, pero todos lo aplicaban. Tenían miedo de hablar y pronunciarse al respecto.

Todo era para los «medios cómodos», que en realidad, eran los que estaban mega patrocinados porque «llegaban a más gente». ¿Y qué hemos aprendido estos 13 años? ¿Podríamos decir que algo ha cambiado, evolucionado o terminado? Creo que no, es como lo que dije en el párrafo de arriba: cambió de manos.

Algunas anécdotas, por ejemplo del «marinísmo», cuando Ismael Ríos nos dijo que no nos acreditaría para cubrir el desfile del 5 de mayo, porque solo se invitaba a los de casa y no contemplaban a los independientes. En el pasado reciente ha dado clases de periodismo en la BUAP…

Otro ejemplo, cuando Mario Martell se quiso hacer el héroe para sacarle una declaración a Mario Marín y fue golpeado por los escoltas y luego fuimos todos a la delegación de la PGR para «acompañarlo» en su denuncia. Igual, en el pasado reciente, fue encargado de prensa de la campaña y Ayuntamiento de Claudia Rivera y solo se dedicó a bloquear a los periodistas que le eran incómodos diciendo «es que no creían en el proyecto».

Y al revés, quienes en el marinísmo fueron muy críticos y en el morenovallismo… puff. Ya saben la escuelita de Cambio y sus ramificaciones como la revista 360ª, Central, Sexenio, etc.

Algunos que fueron, igual, reporteros y después trabajaron en el gobierno del marinísmo y cambiaban su forma de ser 180 grados. Ese cambio al «lado oscuro» siempre ha sido muy apetitoso.

Les va a pasar ahora a los Barbosistas o… ¿les va a pasar ahora a los Barbosistas? Por ahí ya se len columnas que lo sugieren, hablan de la transición del morenovallismo al morenismo, o del morenovallismo al barbosismo.

Estamos graves. En cualquiera de los casos es y será: «estás conmigo o en mi contra». ¿Qué papel van a decidir jugar lo medios?

¿Por qué viene toda esta reflexión? Porque ahora es «prófugo». Lo entrecomillo porque tengo la duda. Prófugo significaría que alguien lo anda buscando y no lo encuentra; la Fiscalía General de la República dice que ya hasta a la Interpol le pidió «paro», pero no hay registros en la base de datos de la organización.

En las administraciones de Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali, se mantuvo en la sombra, probablemente parte de un acuerdo; pero en esta campaña extraordinaria, salió. Si fue coincidencia con su orden de aprehensión o les recordó a algunos que por ahí andaba y tenía asuntos pendientes, no lo sabemos, pero pasó.

Entonces, está de moda regresa a los titulares y más de uno se manifestará a favor o en contra. Algunos alabando, otros repudiándolo y otros incluso, criticando a Lydia Cacho. Incluso recuerdo a quienes decían que ella era una «hambrienta de poder y atención».

Gente lectora, recuerde hacer un análisis crítico de todo lo que lee y por favor, no lea solo un medio.

Por terminar de leer, gracias.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Carlos Sánchez Díaz es un periodista multimedia, director de Poblanerías.com y docente universitario. Ha colaborado en diversos medios y agencias de noticias nacionales e internacionales, así como en conferencias. Es Diplomado en Periodismo de Investigación por el CIDE; Master en Periodismo y Comunicación Digital por la UAB y Maestro en Comunicación y Medios Digitales por la UDLAP.


POB/JMVA