Miguel Barbosa Huerta, en su gira proselitista por los municipios de Quecholac y Palmar de Bravo, ubicados en el Triángulo Rojo, prometió recomponer el tejido social y reactivar la economía sustentada en la legalidad.

“A los llamados halconcitos los mandaremos a estudiar y a sus papás les daremos las herramientas para que realicen una actividad económica productiva”.

El candidato convocó a los habitantes para lograr la reconciliación como la plataforma para alcanzar el bienestar, a fin de impulsar el desarrollo económico legal y formal, acceso a los servicios y recuperar los valores familiares.

“Vamos a crearlas condiciones para poder generar una reconciliación política y de convivencia (...) esta congregación de gente, la entiendo como un arcoíris, como una multicomposición, haremos un gobierno muy cercano con el edil y presidentes auxiliares”, indicó.

Barbosa Huerta dijo que llevará un diálogo permanente y será un esfuerzo institucional entre los ayuntamientos, ediles auxiliares, sociedad, estado y federación.

Acompañado del edil de Quecholac Alejandro Martínez, de los diputados locales como Miguel Trujillo de Ita y líderes del lugar, el candidato a gobernador por Morena, PT y PVEM aseguró que afirmó que en su administración estatal cambiará el nombre de Triángulo Rojo por el de Triángulo Virtuoso al dotarlos de servicios y oportunidades para mejorar su calidad de vida.

 

 

--
POB/LFJ