OPINIÓN: ¿Todas las drogas o cuáles?

El "Plan de Nación 2019-2024" plantea la legalización de las drogas; ¿todas, la marihuana o cuales?

juan-ma-banner

El pasado martes 30 de abril, en la Gaceta Parlamentaria, se publicó el “Plan de Nación 2019-2024” que, valga la redundancia, planeará cómo se desarrollará la Nación por los próximos seis años.

En dicho documento, en el apartado cuarto –cambio de paradigma en seguridad– del título primero, “Política y Gobierno”, se plantea la despenalización de drogas, en la quinta sección: «Reformular el combate a las drogas».

Dicha sección establece:

“La única posibilidad real de reducir los niveles de consumo de drogas reside en levantar la prohibición de las que actualmente son ilícitas y reorientar los recursos actualmente destinados a combatir su trasiego y aplicarlos en programas -masivos, pero personalizados- de reinserción y desintoxicación.”

Quitando las palabras «de más», refiere que el gobierno piensa legalizar las drogas (sin especificar cuáles) y plantear programas sociales enfocados a la desintoxicación y a la reinserción utilizando el dinero que se destinaba a la “guerra contra las drogas”.

Como parte de la explicación, el Estado renunciará a la pretensión de combatir las adicciones mediante la prohibición de sustancias y se enfocará en combatir las adicciones mediante un seguimiento clínico y el suministro de dosis con prescripción, esto con la finalidad, de más adelante, ofrecer los tratamientos de reinserción y desintoxicación personalizados y bajo supervisión médica.

Dentro de la sección, el gobierno justifica esta decisión alegando que, la estrategia prohibicionista es ya insostenible, debido a la violencia generada y a la falta de resultados en la reducción del consumo.

“En materia de estupefacientes, la estrategia prohibicionista es ya insostenible, no sólo por la violencia que ha generado sino por sus malos resultados en materia de salud pública: en la mayoría de los países en los que ha sido aplicada, esa estrategia no se ha traducido en una reducción del consumo».

Además, el documento toca y justifica un tema importante, pues plantea:

“Peor aún, el modelo prohibicionista criminaliza, de manera inevitable, a los consumidores y reduce sus probabilidades de reinserción social y rehabilitación.”

De acuerdo con un informe publicado en conjunto por Human Rights Watch y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés):

“Las consecuencias a largo plazo pueden separar a familias; excluir a personas de oportunidades laborales, de asistencia social, vivienda pública y la posibilidad de votar; y exponerlas a discriminación y estigma de por vida.”

En adición a dichas consecuencias el documento concluye que la aplicación de leyes sobre tenencia de drogas provoca perjuicios múltiples e injustificados a personas y comunidades de todo el país [EEUU].

El documento concluye que este proceso “debe procurarse de manera negociada, tanto en la relación bilateral con Estados Unidos como en el ámbito multilateral, en el seno de la ONU.”

Foto: Gaceta Parlamentaria pag. 27

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Manuel Vargas Alvarez es un periodista en proceso de formación. Estudia la licenciatura en comunicación y ha cubierto elecciones en los tres niveles, justas deportivas, tomas de posesión, manifestaciones, desalojos y varios eventos de manera multimedia.


POB/JCSD