ANÁLISIS: Cifrado, una solución para aumentar la confianza en Internet

Los datos son interesantes e invitan a la reflexión, ya que todos tenemos algún rol en Internet que puede ayudar a mejorar la confianza.

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

Un factor importante para contribuir a la expansión del acceso a Internet es la confianza que tienen los usuarios con respecto a las actividades que llevan a cabo en línea. Internet, al ser una tecnología, puede ser utilizada tanto para fines legítimos como para ejecutar conductas delictivas. Esto ha llevado a una creciente desconfianza de los usuarios, como indica la edición 2019 de la Encuesta Global sobre Seguridad y Confianza en Internet, llevada a cabo por Ipsos.

De las personas encuestadas, un 36% señaló que no confían en Internet en general. Las causas de tal desconfianza son variadas, incluyendo desde la presencia de cibercriminales en Internet, hasta los algoritmos empleados en plataformas de redes sociales. En ese contexto, las soluciones implementadas por los usuarios son variadas.

Casi la mitad (49%) de las personas indicaron que debido a su desconfianza en Internet, comparten menos información en línea. Además, un 39% indicó un uso selectivo de Internet como otra solución empleada. Ambos puntos resultan importantes y necesarios, ya que las personas somos el primer punto de control de nuestra información.

El argumento va más allá de reconocer que Internet no es una realidad alterna. Desde hace algunos años he leído y escuchado comentarios en torno a la idea de que una buena forma de proteger nuestra privacidad es evitando la publicación de datos y detalles personales. Esto resulta cierto, pero no suficiente.

Desde hace algunos meses, ha resultado cada vez más evidente la necesidad de que también seamos más conscientes acerca de los permisos que otorgamos a aplicaciones y servicios. Esto ha sido particularmente notorio a raíz de que se diera a conocer el abuso en el uso de datos personales por parte de Cambridge Analytics o Cultura Colectiva por medio de aplicaciones difundidas en redes sociales. Incluso he leído bromas del tipo: “Se preocupan por su privacidad, pero siguen queriendo descubrir qué tipo de taco son de acuerdo a sus gustos musicales”, que ejemplifican el tema.

Pero las soluciones para proteger nuestra privacidad y, en consecuencia, ayudar a aumentar nuestra confianza en Internet, no se quedan ahí. Como usuarios podemos implementar soluciones técnicas como el cifrado. La encuesta de Ipsos indica que únicamente un 19% de las personas se inclinan por esta opción.

Su implementación puede ser tan sencilla como preferir aplicaciones de mensajería instantánea que utilicen esta técnica, o activar esta opción en los dispositivos que lo ofrezcan. A esto, vale la pena sumar la adopción de hábitos de seguridad digital, los cuales incluyen desde el uso de contraseñas fuertes, hasta el uso de autenticación de doble factor.

La encuesta de Ipsos también explora el impacto de otros factores en la confianza de los usuarios, tales como las noticias falsas, los dispositivos de Internet de las Cosas y el flujo transfronterizo de datos. Los datos son interesantes e invitan a la reflexión, ya que todos tenemos algún rol en Internet que puede ayudar a mejorar la confianza.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.

--
POB/JMVA

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

AQUÍ VA EL CUERPO DEL TEXTO

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.

--
POB/AAG