La suspensión provisional de la orden de aprehensión, que en mayo pasado obtuvo Mario Marín, ex gobernador de Puebla, quedó sin efectos, por lo que no hay obstáculo legal para su detención.

A través de un comunicado, el Juzgado Decimosegundo de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México, a cargo de Rosa María Cervantes Mejía, señaló que Marín Torres no ratificó el amparo por lo que la medida precautoria quedó sin efectos.

El 11 de junio, el juzgado solicitó a la defensa de Marín proporcionar un domicilio en el cual hacer llegar las notificaciones o su localización; sin embargo, no se obtuvo respuesta.

Ante ello, la jueza determinó retirar las medidas precautorias que no podían ser efectivas pues el delito del que se le acusa es considerado grave.

El pasado 7 de mayo, Marín solicitó un amparo contra la detención que dictó el Primer Tribunal Unitario del Vigésimo circuito, con sede en Cancún, Quintana Roo, por las torturas que Lydia Cacho sufrió en 2005.

 

 


POB/LFJ