Debido a la falta de fruta por el cierre de la cosecha y por efectos de la oferta y la demanda; los precios del aguacate se perfilan para alcanzar máximos de 2017, cuando el “oro verde” alcanzó los 130 pesos por kilo.

En aquella ocasión, el alza se debió, en parte, a que la demanda de Canadá, Japón y Estados unidos aumentó; y 51 de los 113 municipios de Michoacán, que se encargaba del 78 por ciento de la producción nacional, se dedicaban a la producción y repartición de aguacate.

Gabriel Villaseñor, presidente de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (Apeam), señaló que ante la reducción de envíos por el final de la temporada de cosecha, y por la poca producción de esta temporada, los precios disminuirán hasta que se tenga más producto.

“A partir de las últimas semanas de julio y agosto, ahí se va a normalizar el flujo y el precio.” Comentó en entrevista al Universal.

 

POB/JMVA