El relevar los mandos altos y medios de las corporaciones policiacas no resuelve el problema de la inseguridad a fondo, como tampoco que el gobierno estatal asuma el control de la seguridad en los municipios, por lo que es necesario revisar las estrategias de prevención y combate a la delincuencia organizada hasta el lamento están fracasando.

Así lo consideró el diputado Carlos Morales Álvarez, presidente de la Comisión de Seguridad Pública en el Congreso local, quien informó que, ahora que asumió el cargo al seno de la Soberanía, en sustitución de compañero Héctor Alonso Granados solicitará que el Poder Legislativo tenga representatividad en el Consejo Estatal de Seguridad Pública a efecto de poder contribuir al combate a la inseguridad.

Expresó que el mando mixto sería una opción viable para cerrarle el paso a la delincuencia, y no el mando único como lo planteó el ex presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“La ciudadanía pide a gritos sentirse seguros que puedan salir a la escuela, al trabajo, de compras sin sentir miedo, sin sentir el peligro pero sobre todo que tengan la certeza de que regresarán, por lo que la edil Claudia Rivera debería replantear sus estrategias”.

Agregó que los gobiernos municipales actuales y el gobierno electo tendrán un gran reto que cumplir que es el devolverle la seguridad a los poblanos.

 

 


POB/LFJ