Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, confirmó que es viable la revocación de la concesión de la empresa Agua para Puebla sin penalización toda vez que hay argumentos legales para que se rescinda el contrato con el que se privatizó el servicio del agua en la administración estatal anterior.

Expresó que el documento del convenio de concesión no existe físicamente en la sede legislativa por lo que adelantó que se procederá legalmente contra quién sea el responsable de su pérdida, su desaparición y/o extracción del mismo de las oficinas.

Sostuvo que revisará el documento que aprobó el Cabildo y con base en ello se determinará el procedimiento que deberá de llevar a cabo el Congreso Local con base en su facultad.

También informó que solicitará auditorias a la concesionaria Agua de Puebla, ya que recibió recursos públicos.

Explicó que ahora que la Contraloría es un organismo interno de control, tendrá facultades para sancionar a los responsables de este daño económico a la sociedad.

Biestro Medinilla expuso que en el caso del ayuntamiento capitalino se analizará si estará en condiciones o no de solicitar un crédito para hacer frente al servicio del agua potable como autoridad local.

«Estará complicado sacar un tema de endeudamiento cuando el principio de la bancada de Morena es que no se apruebe ningún tipo de empréstito», concluyó.

 

POB/JMVA