Oswaldo Jiménez López, diputado panista, presentó este lunes ante el pleno del Congreso local, la solicitud de revocación de mandato de Claudia Rivera Vivanco, presidenta municipal de Puebla.

El diputado argumentó que la inseguridad en la capital está fuera de control por la “incapacidad para gobernar”.

En respuesta, Gabriel Biestro, expresó que los altos índices delictivos son una “herencia maldita” de Antonio Gali y Luis Banck, ex alcaldes.

Opinó que “no son tiempos” de echar culpas, pues los gobiernos actuales heredaron los problemas y los gobiernos panistas “no hicieron nada” para garantizar la paz y tranquilidad de los poblanos.

“La inseguridad no empezó el 15 de octubre del 2018, es una escalada de acciones sin sentido que, desde hace cinco años, Morena denunció. Lo único que recibieron los gobiernos actuales fue una herencia maldita de los gobiernos panistas (…) no estoy echando culpas, simplemente hago referencia de la realidad”.

La solicitud de revocación de mandato será turnada a las comisiones de Gobernación y de Puntos Constitucionales para su análisis y dictaminación.

 


POB/LFJ