Ante el anuncio de que el 1 de julio, la Unión de Transportistas hará un paro de labores, la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes (SIMT) indicó que el gobierno del Estado no cederá a presiones.

A través de un comunicado, señaló que en caso de paro de labores, aplicará la sanción por la falta al artículo 103 del Reglamento de la Ley de Transportes del Estado, donde se establece que la suspensión o interrupción del servicio y el bloqueo a la infraestructura vial, es causal de revocación de concesión. 

La autoridad estatal invitó a los transportistas a continuar las mesas de trabajo y a la próxima reunión, convocada para el jueves en las instalaciones de la Secretaría General de Gobierno (SGG).

Miguel Barbosa Huerta, gobernador electo, aseguró que será su gobierno el que asuma el costo del incremento, sin precisar el porcentaje.

 

 


POB/LFJ