La anemia es la incapacidad de las células rojas en transportar oxígeno adecuadamente y la más común es la anemia por falta de hierro; actúa en silencio y de manera sigilosa, se manifiesta por medio de cansancio, malestar, debilidad, falta de concentración, memoria y puede afectar desde niños hasta personas de la tercera edad.

De acuerdo con Balbina Gutiérrez, Hematóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social Unidad Médica de Alta Especialidad Hospital “San José”, la falta de consumo de la carne roja es una de las principales causas por las que se presenta esta patología sobre todo en el sur de México, ya que la población basa su alimentación en legumbres.

Otras de las maneras en que se manifiesta esta patología es por una palidez en manos, encías, en la parte de adentro de los ojos, cansancio, sofocamiento, las uñas se deforman en forma de cuchara, se manchan, en caso de los niños encuentran satisfacción en comer tierra o cal y/o empieza a morder hielo con frecuencia.

Uno de los mitos más frecuentes en esta enfermedad es elevar el consumo de lentejas, frijoles para curarla, pero no es así, las legumbres no aportan la misma cantidad de hierro que la carne, por ello la importancia de iniciar un tratamiento de manera correcta y bajo supervisión y aumentar el consumo de carnes rojas sobre todo en los niños y niñas ya que muchos de ellos por falta de apetito no lo hacen.

También puede ser una patología escalonada, la especialista hace referencia a que si la madre durante el embarazo no consume hierro, tanto ella como el producto pueden tener anemia y por consecuencia durante la lactancia el menor no la recibe.

 

--

POB/JMVA