En la historia reciente de Puebla, han habido al menos tres ocasiones en que las cebras peatonales fueron pintadas «diferente» o de colores y ningún grupo u organización se opuso al proyecto. Se han alegado razones homofóbicas y han contestado con «lineamientos internacionales y violación del espacio público».

Sin embargo, ya han habido campañas en Puebla para generar conciencia, ya sea hacia los peatones, violencia contra las mujeres o, como en esta última ocasión, en conmemoración de la inclusión o de la diversidad sexual.

Cebratón 2015

Desliza para ver más fotos

En 2015, el Colegio de Arquitectos de Puela (CAPAC) organizó un «Cebratón», para hacer más visibles los pasos peatonales que, muchas veces, los conductores no toman en cuenta o respetan.

En esa ocasión, la calle 43 Poniente, en todos sus cruces con las calles Sur, tenían un diseño completamente diferente al clásico de líneas verticales en color blanco. Igualmente, estaban en cada esquina.

También en Cholula se observaron los mismos diseños; durante meses, en Camino Real y Periférico, permanecieron pintados de esta manera.

En 2017, la Secretaría de Movilidad del Ayuntamiento de Puebla, también realizó actividades que incluían pintar pasos peatonales, en esa ocasión, se hizo en el marco del Día Internacional del Peatón.

La campaña se llamó «Pinta una línea, transforma tu vida», donde se convocaba a la sociedad a involucrarse en el evento. Un centenar de universitarios se dio a latarea de intervenir 26 cebras peatonales.

En noviembre de 2018, en la Vía Recreativa que tiene lugar el último domingo de cada mes, al final de la Recta Cholula, se pintó otra cebra peatonal, en memoria de Emmanuel Vara Zenteno, quien fue uno de sus fundadores y falleciera atropellado semanas antes en su bici, mientras iba a su trabajo.

Además, la Norma Técnica de Diseño e imagen Urbana del municipio de Puebla, sí establece que los pasos peatonales deben ser líneas blancas, «el largo mínimo será de 4.00 m en vialidades primarias y secundarias, y de 3.00 m en vialidades locales».

Sin embargo, también contempla que «en puntos de la vía pública donde sea conveniente agudizar la atención de los conductores, se favorecerá la implementación de un diseño diferente», mientras respete los cuatro y tres metros de ancho, dependiendo del tipo de vialidad que se menciona anteriormente.


POB/JCSD