La Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes (SIMT) entregará el proyecto integral del Paso Deprimido en Calzada Zavaleta a la siguiente administración, ante el próximo cierre de gobierno y las protestas ciudadanas en contra de su construcción.

A través de un comunicado, la dependencia estatal aseguró que mantendrá las mesas de trabajo con vecinos de la zona; sin embargo, será el próximo gobierno el que determine si se construye o no.

Antonio Peniche García, titular de SIMT, declaró que el emplazamiento de la obra es una especie de “cortesía política de no dejarle al gobierno entrante, un proyecto abierto con problemas”.

El proyecto ha tenido varias modificaciones desde su anuncio en febrero de 2019. Primero, se planeó como un paso superior vehicular; sin embargo, fue criticado por activistas quienes consideraron que la obra solo privilegiaba el uso del automóvil y no el desplazamiento de peatones, ciclistas y motociclistas.

Incluso, el proyecto del paso superior vehicular fue cuestionado al interior de la dependencia, pues en el comunicado de prensa se indica que hubo señalamientos sobre la afectación que traería a los comercios.

“La participación ciudadana ha sido prioridad para el actual gobierno y prueba de ello son las modificaciones al proyecto inicial que dejó la administración anterior y que era un paso superior vehicular, mismo que fue cuestionado incluso al interior de la dependencia, porque si bien mejoraba la circulación de vehículos, afectaba la imagen urbana y a los comercios de la zona”.

Lo anterior llevó a los cambios en el proyecto para desahogar el flujo vehicular, llegando a la nueva propuesta: crear un paso deprimido.

Imagen: SIMT

No obstante, los vecinos del fraccionamiento Arcos del Sur consideraron que el proyecto es inviable, ante los problemas de inundación sobre Camino Real. Además, aseguraron que no se han presentado los estudios de impacto ambiental.

Por su parte, el gobierno estatal mantiene la idea que la obra tiene el aval de colegios de Ingenieros y de Arquitectos y que cuenta con el sustento técnico necesario y responde a una “problemática que se extiende a toda la población”.

“Se elaboró un proyecto integral que además de desahogar el flujo vehicular sin afectar a comercios, garantiza mejores condiciones de circulación para peatones, ciclistas y unidades motorizadas, tanto particulares como de transporte público, además de solucionar el problema de inundación (…) tenemos un millón de personas que van a ser beneficiados por la obra”.

Con solo 15 días restantes de gobierno interino, ahora será el gobierno de Luis Miguel Barbosa, a través del arquitecto Francisco Cortés Enríquez, nombrado titular de SIMT, el que decida si realiza la obra o no. 

Foto: Agencia Enfoque

Esta obra es conjunto con las que se desarrollan en la zona, como la rehabilitación de las laterales de la Recta a Cholula, la intervención que realiza el Ayuntamiento de San Andrés Cholula en la Avenida del Sol, así como las rotondas en el bulevar del Niño Poblano y dos más en la colonia La Paz.

 

 

 


POB/LFJ