Shaanxi, Shandong y otras provincias de China registran altos índices de contaminación ambiental y el Ministerio de Ecología y Ambiente ha ordenado tomar medidas para frenar el empeoramiento de la calidad del aire.

Aunque la calidad del aire en China ha mejorado entre enero y junio de este año, incluso la densidad media de partículas 2.5, disminuyó 2.4%, en varias provincias del norte del país se ha detectado mala calidad del aire.

Durante los primeros seis meses del año, la densidad media de PM2,5 y dióxido de nitrógeno en la provincia oriental de Shandong aumentó un 9.4% y un 12.5% interanual, respectivamente. Por su parte, el número de días con contaminación atmosférica fuerte se incrementó 3.8% respecto al año anterior.

Tan solo en la provincia de Shaanxi, la densidad media de las partículas 2.5, incrementó 11.3%, mientras que seis provincias más tuvieron una peor calidad del aire en comparación con 2018.

Las autoridades locales creen que el aumento en la contaminación se debe a condiciones climáticas, a las grandes cantidades de contaminantes y a esfuerzos inadecuados para controlar la contaminación.

 

 


POB/LFJ