Melitón Lozano Pérez, secretario de Educación Pública, aseguró que los uniformes entregados a alumnos de niveles básicos en el estado de Puebla fueron fabricados con mala calidad y fueron adquiridos por el gobierno de Guillermo Pacheco Pulido un sobrecosto de 30 millones de pesos.

En conferencia de prensa, el titular de la SEP, aseguró que la camisa no cumple los estándares básicos; el pantalón, falda y suéter, cumplen con lo básico de calidad, pero presentan inconsistencias. Los zapatos cumplen estándares mínimos pero con fallas de fabricación.

El funcionario estatal explicó que, se hizo un comparativo de los precios pagados por el gobierno interino y los precios que fueron cotizados por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), resultado un sobrecosto de 30 millones 294 mil 676 pesos.

“En relación a el precio, considerado por la Profeco y el pagado por la administración anterior, existe una diferencia de 30 millones 294 mil 676 pesos de sobrecosto en el pago de uniformes, sin considerar que por mayoreo podrían salir más baratos”.

También fueron detectadas 120 mil piezas con tallas extremas, de las cuales –dijo– solicitarán su arreglo para que corresponda a las tallas de los estudiantes. “Hubo errores en el registro, pues resultaron ser o grandes o muy pequeñas”.

Pese a las fallas de fabricación mencionadas, los uniformes serán entregados.

El secretario de la SEP señaló que la Función Pública del estado deberá determinar si existe alguna responsabilidad en el sobrecosto de los uniformes, aunque por ahora, no exista señalamiento hacia algún ex funcionario en particular.

Piezas se encogen al lavarlas

La SEP encargó el peritaje a la empresa Bureau Veritas, que detectó fallas e inconsistencias en las piezas adquiridas por el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido y que deben ser entregadas por el gobierno de Miguel Barbosa.

Según lo explicado, las camisas, faldas, pantalones y suéteres, tienen inconsistencias en el lavado, pues se encogen, además de tener fallas en las costuras y rotura del hilo de coser.

En cuanto al zapato, cumple el estándar básico, con una duración de seis meses, considerando un uso normal, pero presenta fallas en la fabricación, como en el desnivel del talón que puede generar inestabilidad en la postura, según el secretario.

 

 


POB/LFJ