Los controles del helicóptero, donde viajaban los ex gobernadores Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, “no presentaban evidencias de fallas previas al impacto”, informó el gobierno federal.

A través de un comunicado, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) señaló que aunque las investigaciones avanzan, aún se desconoce la causa del accidente ocurrido el pasado 24 de diciembre, en Santa María Coronango.

Explicó que el rotor principal y de cola, transmisión y caja de 90 grados “denotan haber estado en funcionamiento al momento del impacto”. Sin embargo, los componentes de memoria interna, “que podrían confirmar lo anterior resultaron dañados por el impacto y el fuego”.

De la inspección realizada al rotor principal, determinó que se debe analizar si el trabajo de mantenimiento realizados cumplieron con lo establecido por el fabricante Leonardo Helicopter Division (LHD).

Mencionó que del 25 al 27 de julio, se realizaron pruebas destructivas a las otras luces de “master warning”, “master caution” y bomba hidráulica.

La autoridad concluyó que, en el audio entre la tripulación y la torre de control Puebla “no se aprecia un comportamiento inusual en las revoluciones”; no obstante, en los dos últimos ruidos del audio “se escucha una fluctuación (variación) de las revoluciones en un 2%”.

 

 

 


POB/LFJ