Incendiar comercios el modus operandi de extorsionadores en Coatzacoalcos

El ataque de este martes al bar “El Caballo Blanco” es el sexto en lo que va del año en contra de establecimientos comerciales.

El ataque de este martes al bar “El Caballo Blanco” es el sexto en lo que va del año en contra de establecimientos comerciales de la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz.

Tan solo en el mes de julio, se registraron cuatro ataques; el primero, 16 de julio, fue incendiado el bar La Catrina; el 18 de julio fue atacado el lote de autos “Nuevo Milenio”, en la colonia Palma Sola y el negocio de cocinas integrales “Williams”; luego, el 23 de julio la palapa del centro botanero “Los Mangos” fue el blanco.

Un ataque similar se registró en el mes de mayo en la tienda Bama, ubicada en la misma calle que “El Caballo Blanco”.

Empresarios locales señalan que el incendio, provocado con bombas molotov, es un modus operandi común entre los extorsionadores de la zona. 

José Raúl Ojeda Banda, de la Asociación Ciudadanos Unidos por Coatzacoalcos, estima que, debido a las amenazas, más de cinco mil negocios han cerrado.

Testimonios de otros comerciantes, publicados en medios locales, aseguran que los delincuentes exigen el pago de 50 mil pesos mensuales para dejar trabajar. De no cumplirse, comienzan las amenazas.

“Todos los empresarios en Coatzacoalcos vivimos con ese miedo y me comentan algunos que de hecho los obligan a que vendan drogas en sus propios negocios”, relató Armando, dueño de restaurante-bar en Coatzacoalcos, Veracruz.

“Creo que el año pasado y el antepasado sí se vivió una situación que casi, casi, se sentía uno que ya iba a salir corriendo porque sí se fueron muchas familias y yo creo que los que quedamos aquí, estamos luchando por salir adelante como empresa”, Lourdes Hidalgo Carrión, empresaria de Coatzacoalcos.

 

 

 

--
POB/LFJ