El ciudadano israelí Binyamin Yeshurón Sutchi, identificado como Benjamín Sutchi, asesinado el pasado 24 de julio en la plaza Artz Pedregal, tenía vínculos con el narcotraficante mexicano Édgar Valdez Villarreal “La Barbie”.

Investigaciones llevadas a cabo por el gobierno federal en el sexenio pasado y expuestas por el diario Mileno, indican que la sociedad entre Valdez Villarreal y Sutchi pasaba por la distribución de droga en la Ciudad de México, en particular en Polanco, donde, supuestamente el israelí tenía su centro de operaciones.

En dicho centro de operaciones participaba –aparentemente– George Khoury Layón, alias El Coqui, quien fue señalado de participar en el secuestro de Hugo Alberto Wallace, hijo de Isabel Miranda de Wallace.

Según la investigación, Khoury era dueño de varios centros nocturnos de la Ciudad de México y en el puerto de Acapulco, Guerrero.

El hombre que permanece preso por el delito de secuestro, admitió conocer a Benjamín Sutchi, asegurando que era un cliente de Israel que “traficaba droga y armas”, pero entraba a sus locales “como cualquier otro cliente”.

Sotchi quedó detenido el 28 de junio de 2005 en la colonia Polanco, con varias dosis de cocaína que irían al bar Cronic Garden, propiedad de Khoury. En ese entonces, 600 oficiales lo escoltaron al aeropuerto, con el fin de ser deportado a Israel, ya que contaba con ficha roja de búsqueda de Interpol.

Benjamín Sutchi llegó a México en la década de 1990. Fue detenido en 2005 en Polanco con varias dosis de cocaína que, según Milenio, iba para el bar Cronic Garden, propiedad de Khoury. En ese entonces, 600 policías lo escoltaron al aeropuerto para ser deportado, pues contaba con una ficha roja de Interpol.

 

 


POB/LFJ