La marca personal sobre Oribe Peralta en el Puebla vs Chivas

Para el inicio de la jornada 3 del Torneo Apertura, en el Estadio Cuauhtémoc Chivas y Puebla empataron a 1 gol.

La marca personal sobre Oribe Peralta no solo fue de la lente, estuvo también bajo la supervisión del capitán del Puebla Daniel Arreola. Aunque en los minutos iniciales era más labor de observación entre ambos veteranos, una guerra fría dejó en su totalidad el conflicto entre los hombres de banda, Pulido y la “Chofis” López por parte de Chivas y a Brayan Angulo y Chumacero por parte de la Franja.


Incluso en el penal el ex de Coapa ni siquiera dirigió la mirada al conflicto en el área de los once pasos. El 24, aprovechó para dar indicaciones a sus compañeros. Y es que a sus 37 años, uno ya sabe elegir sus batallas. Que si Fernández del Puebla se volvía loco contra el arbitro, Peralta solo vigiló; que si había bronca en la banda el ex seleccionado aprovechó para decirle a la “Chofis” López cómo aprovechar mejor su carril.

Al minuto 20, Oribe dio indicaciones de cómo manejar el balón ante la desventaja de jugar con un hombre menos por la lesión de Michel Pérez.

Luego, al 26, Chivas tenía otra vez once en la cancha, el “Hermoso” pasó de coordinar con voz, a mover al equipo con los pies, generó movimientos para su escuadra cuando el contesto las paredes para que tanto Pulido como Molina estuvieran más cerca de generar peligro.

Cuatro minutos más tarde cambió su actitud otra vez, el 24 ya no solo hizo paredes, le tocó defender al córner. El cepillo estuvo de tu a tú en la marca, mostrándose enérgico en presión a los jugadores del Puebla.

Sin embargo, su revolución no sirvió para buscar el segundo para su causa y sería espectador en el medio campo durante el gol del empate del Puebla ya en el final del primer tiempo.


La segunda mitad inició bastante tranquila para toda el área donde Peralta se podía desempeñar. La calma llegó un punto que con Arreola que mantenía una guerra fría de vigilancia, cambió a un diálogo fluido y hasta de risas entre los jugadores.

El chiste y cordialidad duró poco. Al minuto 61, lo que se festejaba como segundo de Puebla terminó en cara larga por expulsión de Cavalini. Esto fue una carga anímica y de intensidad para el delantero que comenzó a moverse más rápido hacia el espacio dejó Puebla en sus coberturas por la inferioridad numérica, pero al igual que la cordialidad la comodidad fue breve, ya que diez minutos después Chivas también quedó con uno menos.

Lo último de Peralta fue un coraje ante la perdida de balón de la “Chofis” aunque como la tónica del partido, no duró mucho ya que justo antes de llegar a la banda para su cambio dio el aplauso ante su público y finiquitó su actuación.

 

 

 


POB/LFJ