Rosario Robles ha sido vinculada a proceso y será internada en el reclusorio de Santa Martha Acatitla. Poco después de las seis de la mañana este martes, terminó la audiencia que tuvo por el caso de “La Estafa Maestra”.

Había sabido de afectaciones graves al patrimonio y fue omisa al actuar, cuando fue secretaria de estado. El motivo es por ejercicio indebido del servicio público, que provocó un desvío de al menos 5 mil 73 millones de pesos.

El juez le dictó prisión preventiva justificada, por posible fuga. Ella estaba fuera del país y voluntariamente acudió a la audiencia, dijo.

Al momento de presentar pruebas a su favor, su equipo de abogados, declararon que Enrique Peña Nieto, ex presidente de México y José Antonio Meade, ex candidato; sí sabían del desvío de recursos porque ella les avisó; sin embargo, no lo hizo por escrito y por eso el juez desestimó esta prueba.

Durante la audiencia la ex titular de Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), aseguró que avisó al presidente durante reuniones de gabinete, giras de trabajo y vía telefónica a través del llamado “teléfono rojo”.

Aun así, esta última línea será investigada, durante el proceso.

Rosario Robles se presentó desde las 17:10 horas del lunes en el Reclusorio Sur, para reiniciar la audiencia que se había suspendido el pasado 8 de agosto, cuando su defensa pidió más tiempo para recabar pruebas a su favor.

Bajo el esquema de “La Estafa Maestra”, once dependencias del gobierno federal, ocho universidades públicas y 186 empresas simularon gastos para desaparecer millones de pesos en recursos públicos.

 

 


JCSD