Zulema, sus +400 medallas y el Oro en Lima 2019

A lo largo de su carrera, Ana Zulema Ibáñez, ha conseguido más de 400 medallas. El haber ganado el oro en Lima 2019, es algo que considera histórico.


Entrevista: Sergio Cervantes Saucedo
Video y fotografía: Juan Carlos Sánchez Díaz

Los Juegos Panamericanos de Lima 2019 dejaron para la delegación mexicana 37 medallas de oro, su mejor marca. Una de esas medallas fue ganada por Ana Zulema Ibáñez, estudiante universitaria de Arquitectura.

Ana es taekwondoín y a lo largo de su carrera ha conseguido más de 400 medallas, pero el haber ganado en la competencia continental, es algo que considera histórico.

“Fue una experiencia inolvidable, maravillosa. El haber representado a mi país en mis primeros juegos panamericanos, es algo –sin duda– histórico. El haber ganado una medalla de oro es algo que quedará en la historia de nuestro país por siempre”.

Atletas, la inspiración

Antes de obtener la presea dorada, Ana Zulema ganó tres medallas de oro, una de plata y dos de bronce en el Abierto de Dominicana. En 2018, consiguió hacerse de 31 medallas y 2 trofeos, además del reconocimiento como "Competidora Más Valiosa" de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip).

Pero el logro más importante lo tuvo en Lima, donde debutó en unos Juegos Panamericanos compitiendo en taekwondo en la modalidad poomsae tradicional pareja mixta. Dicha participación ha sido la más vista y con mayor alcance en redes sociales.

Hablando de las redes sociales, Ana Zulema considera que a través de Internet, las personas ahora pueden estar más cerca de los atletas y ellos pueden servir de inspiración para niños y niñas:

“Es un orgullo estar inspirando a gente cada día mediante redes sociales (...) antes, yo veía a Ollin Medina, Vaslav Ayala o Patricia Rodríguez como grandes figuras de pequeña y ahorita digo ¡Wow! yo estoy ahí, en ese lugar, en el que estoy inspirando a más niños que vienen empujando de estás nuevas generaciones y yo creo que, a través de las redes sociales es algo que me gustaría seguir haciendo”.

Curiosamente, mientras se realizaba la entrevista, comenzaron a pasar varias personas que, ante el uniforme que portaba Zulema, quedaron sorprendidos.

Ser agradecido consigo mismo

La joven estudiante, ganadora también del bronce en la Universiada Mundial en Italia y el Gran Prix de Roma, comenzó a los cinco años en este deporte; a los 14 logró entrar a la Selección Mexicana.

“Desde pequeña tenía grandes metas. Una de ellas era llegar a selección nacional, lo cual logré a mis catorce años, que fue bastante rápido en esa época, ya que no había categoría de menos de catorce años. A partir de entonces, se fueron desencadenando eventos como campeonatos panamericanos, mundiales, ahora el gran Prix, universidades mundiales y pues este año Juegos Panamericanos”.


Ana Zulema opina que los atletas no solo deben ser agradecidos con la familia y sus entrenadores, sino con ellos mismos, pues cada logro, por pequeño que sea, se ve reflejado en uno mayor.

“Parte de este logro es agradecer a uno mismo siempre, uno como atleta debe reconocer esos logros pequeños –que se llevan día con día– que hacen que un logro mayor se vea reflejado.”

Haciendo una analogía entre el deporte y la Arquitectura, la atleta considera que su familia es el cimiento:

“El plano está reflejado en muchos rayones, muchos borrones, de volver a comenzar, de líneas mejor hechas y eso es equivalente a todos esos aprendizajes, tropiezos, lesiones que han habido en el camino. Sin duda, he sabido sacar adelante, he sacado la casta y la actitud para aprender de ellos y buscar convertirlos en algo positivo o benéfico para mí, para a la hora de competir, dar lo mejor”.

 

--
POB/LFJ