ANÁLISIS: ¿Por qué civiles custodian calles de Cholula amparándose con Gobierno del Estado?

¿Por qué un elemento de seguridad privada sin uniforme está custodiando las explanadas y calles de Cholula? ¿Por qué cree que puede evocar al Gobierno del Estado para hacer y deshacer lo que se le antoje?

jcsd-header

Las autoridades de Cholula (San Andrés y San Pedro) junto con las estatales, deben capacitar a sus elementos de seguridad, sobre todo si son de empresas privadas, si quieren van a navegar con bandera de respeto a los ciudadanos y de «no abuso de la autoridad», como los gobiernos anteriores.

Hace unas semanas, mis alumnos de video tenían que hacer unos ejercicios de imagen fija, es decir foto, y decidimos ir a las explanadas de Cholula, junto a la pirámide, para hacerlos. No los aburriré con tecnicismos, pero debían retratarse ellos mismos desde diferentes ángulos.

La explanada que escogimos es, yendo sobre la calle 14 Oriente, hacia Cholula, la primera que se ve del lado derecho. Parece que esa misma calle es la que divide San Pedro de San Andrés.

No habían pasado ni tres minutos en lo que les explicaba a los chicos los ejercicios, cuando llegaron tres elementos de seguridad privada a abordarnos. Cuando menos eran dos, porque el tercero estaba vestido de civil.

Preguntaron quién estaba a cargo para tomar sus datos. No sé por qué de pronto teníamos que identificarnos, pero accedí. Me pidieron una identificación y dicho miembro del cuerpo de seguridad me dijo «nomas le tomo una foto a la identificación y ya». Le dije no, simple, serio, sin rodeos. «Es que es así como llenamos nuestro reporte», me dijo. Igualmente le dije que no.

Su proceso interno marca que, le deben tomar fotos a las credenciales de las personas.

No me mostraba un aviso de privacidad, yo no tengo certeza de qué manejo iban a tener mis datos personales y privados, e insisto, eran guardias privados y un civil. Eso se lo expliqué y me volví a negar. Se miraban entre ellos y quien iba vestido de civil dijo «pues llama a la central».

En lo que «llamaban», se alejó quien realizó la llamada, y al civil que se quedó conmigo y mi grupo, le pregunté que cuál era la falta y para qué querían mis datos. Me empezó a sermonear diciendo: «es que esto es propiedad del gobierno del estado y tenemos que tomar todos sus datos, solo haremos la foto y ya».

Es claro que no conoce qué quiere decir público y privado, tampoco qué quiere decir que un civil ande retratando a otro nomas porque se le antoja.

Las explicaciones empezaron con tensa calma y empezaron a sentirse los enojos de ambos lados.

Le respondí que, decir que era del gobierno del estado quiere decir que es público y que no podían estar molestándonos. Argumentaba que así eran las reglas de ahí, pero lo que desconoce es que si es espacio público, no puede ponernos reglas que transgredan los artículos de la Constitución Mexicana.

Le cité el 16:

«Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento».

Le mencioné parte del noveno: «No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito».

Él decía que teníamos que pedir permiso especial, pero dado que no estábamos obstruyendo la vía pública, ni el paso de los peatones, no necesitábamos uno. Además, no era un proyecto comercial con fines de lucro, sino un ejercicio académico.

Su enojo ya se empezaba a descomponerse cuando le cuestioné por qué él no portaba uniforme y los otros elementos sí. Solo respondía que cualquier queja podía hacerla en «la dirección», de hecho eso lo decía cada cinco segundos.

Agregó que «solo tomarían los datos y una fotografía general». Le repetí que no le permitiría tomar ninguna fotografía, que así se metería en problemas porque justamente, era un civil, haciendo funciones que no le correspondían, nada lo amparaba para tomarnos fotos y se negaba a identificarse.

Comenzó a alzar la voz y ahí uno de los otros elementos le empezó a decir «tranquilo» al tiempo que se le acercaba para alejarlo de nosotros.

La persona que se había alejado para hacer la llamada, finalmente regresó y dijo: «ya me dijeron que solo anote sus datos». Lo hizo y ya empezaba a irse cuando, el otro, el civil, comenzó de nuevo con su periplo. Ahora, ambos elementos se lo llevaron diciéndole que se tranquilizara. Se alejaron y ahí quedó.

¿Por qué un elemento de seguridad privada sin uniforme está custodiando las explanadas y calles de Cholula? ¿Por qué cree que puede evocar al Gobierno del Estado para hacer y deshacer lo que se le antoje?

Espero que estas líneas las lea quien las tenga que leer y asuma que no pueden estar molestando a los ciudadanos; que si de verdad este gobierno es otro y ya no se parece a los anteriores, represivos, de verdad capacite a sus policías y analice a las corporaciones externas que contrata.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Carlos Sánchez Díaz es un periodista multimedia, director de Poblanerías.com y docente universitario. Ha colaborado en diversos medios y agencias de noticias nacionales e internacionales, así como en conferencias. Es Diplomado en Periodismo de Investigación por el CIDE; Master en Periodismo y Comunicación Digital por la UAB y Maestro en Comunicación y Medios Digitales por la UDLAP.


POB/JMVA