Más de 400 policías y bomberos han muerto desde el ataque del 11 de septiembre en Nueva York, tras respirar la nube tóxica que cubrió el sur de Manhattan cuando cayeron las Torres Gemelas.

Este miércoles, la ciudad de Nueva York recordó el aniversario 18 del ataque perpetrado en 2001, cuando dos aviones se estrellaron en las torres del World Trade Center.

La ceremonia de este año incluyó, por primera vez, un monumento dedicado a los bomberos, policías y demás elementos que participaron en las labores de rescate y que murieron después del 11 de septiembre a consecuencia de enfermedades relacionadas con las partículas tóxicas liberadas en el derrumbe de los rascacielos.

Restos de los edificios derrumbados. Foto: Wikimedia (cc)

Miles de personas trabajaron durante nueve meses en la zona cero buscando restos. Hasta ahora, 440 han muerto por enfermedades relacionadas con el ataque. El diagnóstico más recurrente es el cáncer y los males de pulmón, vinculados a la nube tóxica.

En 2011, un estudio publicado por la revista científica The Lancet, advirtió que las personas que realizaron labores de rescate en la llamada “Zona cero”, donde se derrumbaron los edificios, se enfrentaban a riesgos aumentados de padecer cáncer.

Vista aérea de la «Zona Cero». Foto: Wikimedia (cc)

Un censo del WTC Health Program, un programa federal de salud reservado a los sobrevivientes de los atentados, registró el cáncer en 10 mil de ellos.

La AFP reportó que la tasa de cáncer aumentó entre 10 y 30% en las personas expuestas. “Es imposible para un individuo determinar la causa exacta (de un cáncer), ya que ningún examen de sangre viene con la etiqueta WTC”, declaró a la agencia David Prezant, jefe médico de los bomberos en Nueva York.

Escombros tras el ataque. Foto: Wikimedia (cc)

Se espera que esta tasa aumente en el futuro, a raíz del envejecimiento de las personas expuestas y la naturaleza de ciertos cánceres, como el de pulmón o el mesotelioma, que demora de 20 a 30 años en desarrollarse, dijo.

Recientemente, el Congreso de Estados Unidos aprobó una legislación para garantizar que el fondo James Zadroga, creado para la asistencia de personas que participaron en las labores de rescate, siga recibiendo dinero.

 

 


POB/LFJ