La Diabetes Mellitus Tipo II (DMII) es una enfermedad que aqueja al 14 por ciento de los adultos en México; representa la primera causa de amputaciones no traumáticas. De los laboratorios de la BUAP surgió Nanoderma, un talco para pie diabético con probados resultados en la cicatrización de heridas y ulceraciones.

La patente para este producto fue otorgada en marzo de 2018 por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, y en septiembre de ese mismo año se obtuvo el registro sanitario ante la Cofepris, lo que permitió iniciar gestiones desde hace cuatro años con la empresa Pulsis Patent, con la cual la BUAP firmó un convenio para el uso, explotación y comercialización de Nanoderma.

Se trata de la primera transferencia tecnológica de la BUAP al sector privado, resultado de siete años de trabajo del doctor Miguel Ángel Hernández Espinosa, responsable del Departamento de Investigaciones en Zeolitas, del Instituto de Ciencias, y los investigadores Martha Alicia Salgado Juárez y Fernando Fernández Aldana.

Producido con zeolitas naturales y el extracto de una planta silvestre de la Mixteca poblana, el talco pasó por pruebas experimentales que mostraron sus efectos curativos luego de días de aplicación, hasta cerrar completamente la herida en aproximadamente cinco meses.

Para el doctor en Físicoquímica de Superficies, por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, la primera contribución científica de Nanoderma está relacionada con la generación de materiales híbridos a partir de un extracto orgánico depositado en un sistema nanoestructurado; es decir, las zeolitas naturales, mineral que puede extraerse de algunos yacimientos existentes en el municipio de Tehuacán, Puebla.

Desde el punto de vista clínico, la otra contribución es que de estas investigaciones surgió un producto que ha mostrado su eficacia en el tratamiento del pie diabético infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores, a causa de insuficiencia arterial.

Las bondades biomédicas de Nanoderma también se aprecian en otras heridas, quemaduras, por ejemplo, por lo que es considerado por su creador como un fármaco de amplio espectro.

La materia prima de Nanoderma es una hierba originaria de la región de Atlixco e Izúcar de Matamoros, con la cual el doctor Hernández Espinosa hace un extracto con diferentes solventes, como agua, metanol, y lo deposita en una zeolita, a partir de lo cual se forman nanopartículas.

La diabetes es el motivo más frecuente de amputaciones de miembros inferiores de origen no traumático, debido a que el 25 por ciento de los enfermos presenta afectación cardiovascular o insuficiencia arterial, lo que en un futuro provocará la amputación de una o ambas piernas. Las arterias son responsables de llevar los materiales necesarios para que un tejido se regenere, de modo que si un diabético sufre una herida, esta difícilmente cicatrizará.

Nanoderma contribuye a contrarrestar esta afectación, ya que de los cinco compuestos que aportan la actividad fisiológica en el extracto, hay uno de interés particular: se llama “gama-sitosterol” y está relacionado con la angiogénesis, es decir, con la recuperación de arterias y de la circulación, el cual está potencializado en el producto final.

De acuerdo con el doctor Miguel Ángel Hernández, tras siete años de investigaciones el talco fue sometido a pruebas preclínicas con conejos y ratones, y posteriormente a pruebas clínicas con pacientes con pie diabético, con éxito.

El Departamento de Investigación en Zeolitas del ICUAP, fundado en 1982, tiene una importante tradición en el estudio y análisis de las utilidades y aplicaciones de este multifacético mineral. Además de la BUAP, en el país solo las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Autónoma Metropolitana cuentan con grupos de investigación dedicados al estudio y desarrollo tecnológico a partir de zeolitas.

El doctor Miguel Ángel Hernández Espinosa, quien realizó una estancia posdoctoral en el área de Físicoquímica de Sistemas Porosos del Centro de Nanociencias y Nanomateriales de la UNAM, considera que la innovación de Nanoderma es la formación de nanopartículas con actividad fisiológica para regenerar tejido, la cual está potenciada cuando está soportada en zeolita o material poroso.

De acuerdo con el doctor Hernández Espinosa este talco para pie diabético, resultado de siete años de investigaciones y pruebas clínicas, ha sido mejorado en los últimos años y hoy se encuentra en su versión número 45 con variación de concentraciones y tipo de zeolitas.

 

 

 


POB/LFJ