A nueve meses del desplome de la aeronave donde viajaban Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, el gobierno federal ha descartado nueve de las once posibles causas electromecánicas que pueden provocar una pérdida de control de vuelo, indicó Verónica Sobrado, diputada federal.

A través de un comunicado, la legisladora poblana explicó que la Dirección de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación de la SCT, solo mantiene abiertas tres hipótesis sobre el accidente aéreo, ocurrido el pasado 24 de diciembre en Puebla.

Tras un exhorto realizado a la Dirección Aeronáutica Civil, la autoridad contestó que se investigan:

  1. Falla de los componentes internos de los actuadores lineales
  2. La pérdida de poder hidráulico en ambos circuitos de control de vuelo
  3. La verificación del funcionamiento del sistema eléctrico.
Imagen de la ceremonia luctuosa en Los Fuertes. Foto: Agencia Enfoque.

El informe enviado por la Dirección Aeronáutica Civil señala que los motores del helicóptero Agusta, con matrícula XABON, funcionaron hasta el momento del impacto y los componentes de los controles “no presentaban evidencia de falla previa, además de que las condiciones meteorológicas eran favorables”.

Las hipótesis descartadas son:

  • Falla de la transmisión de potencia al rotor principal
  • Falla de transmisión de potencia al rotor de cola
  • Aplicación no deseada del freno de rotor
  • Falla de proporcionar levantamiento a la aeronave y del empuje de anti-torque
  • Pérdida total de control cíclico longitudinal del rotor, del control cíclico lateral del rotor, del control direccional del rotor de cola y del control colectivo de cabeceo del rotor.

 

 


POB/LFJ